Buscan persuadir recíprocamente al viajero del otro continente.


Las dos Córdoba más famosas del mundo, la de España, y la más poblada del mundo, la de Argentina, se ofrecen mediante una guía que presenta los atractivos para el turismo que pueden disfrutarse en ambos territorios.

La publicación persigue persuadir recíprocamente al viajero del otro continente, ya que “se trata de aprovechar los aspectos que comparten ambas ciudades y que trascienden más allá del nombre común que las identifica, abarcando puntos lingüísticos y culturales”.

De esta manera se explica el presidente de la Diputación de Córdoba, Antonio Ruiz, que no oculta que “la finalidad debe ser la puesta en valor de nuestras potencialidades para convertir la provincia de Córdoba en un destino atractivo para la ciudadanía de la ciudad homónima en Argentina“.

Si para Ruiz “este trabajo presenta a nuestra provincia como puerta de entrada a Andalucía para todos aquellos turistas interesados en conocer la comunidad autónoma andaluza”, el presidente de la Agencia Córdoba Turismo del Gobierno de la provincia de Córdoba, Esteban Aviles, expresa su deseo de que “los hermanos españoles nos vengan a visitar”.

Así lo hace en el prólogo de la parte argentina de la publicación, que se muestra de manera invertida respecto a parte española de la guía, editada en España por el Patronato de Turismo de la Diputación de Córdoba y en Argentina por la Agencia Córdoba Turismo.

“La Ruta de las Cordobas”, que así se llama la guía, “tiene su punto de partida en el año 2017 a través de una acción que nuestro Patronato Provincial de Turismo puso en marcha bajo el paraguas de “De Córdoba a Córdoba. Pasando por Andalucía””, comentó Antonio Ruiz en una conversación con Efe.

“Casi tres años después de este encuentro, y tras la puesta en común de intereses de estas ciudades homónimas, seguimos buscando beneficios de esta alianza y estableciendo posibles sinergias de futuro, tanto desde el punto de vista turístico como de crecimiento para nuestro sector agroalimentario”, añadió.

El próximo 6 de julio harán 447 años desde que un sevillano, Jerónimo Luis de Cabrera (Sevilla -España-, 1528-Santiago del Estero -Argentina-, 1574), fundase Córdoba de la Nueva Andalucía, a la que puso este nombre como homenaje a la tierra natal de la familia de su esposa, Luisa Martel de los Ríos, viuda del conquistador y corregidor de Cuzco Sebastián Garcilaso de la Vega.

Fue en 1573 cuando Cabrera, desobedeciendo la orden de crear el asentamiento en el valle de Salta, ubicó un fuerte a orillas del río Suquía. Hoy se trata de la segunda concentración urbana más poblada del país, con 1,3 millones de habitantes y una declaración como Patrimonio Mundial por la Unesco en 2000, la Manzana y estancias jesuíticas de Córdoba.

Desde la Córdoba española se esgrimen cuatro declaraciones de la Unesco en la capital, la Mezquita-Catedral (1984), Centro Histórico (1994), la Fiesta de los Patios (201) y la Ciudad Califal de Medina Azahara (2018), y las que son comunes, como las Tamborradas (2018), como la de Baena, Muros de Piedra Seca (2018), la Dieta Mediterránea (2013) y el Flamenco (2010).

Las distinciones de la Unesco forman parte de la guía, que hacen el mismo recorrido por las dos Córdoba, aparte de su Patrimonio Mundial, como son su historia, infraestructura y comunicaciones, fiestas y tradiciones, entorno natural, economía, historia y patrimonio histórico artístico.

Pero la argentina y la española, fundada en su emplazamiento actual por los romanos en el siglo II antes de nuestra era, no son las únicas Córdoba del mundo, bien ciudades, bien enclaves geográficos, ya que escritas con be o con uve se encuentran también en México, Colombia, Filipinas, Estados Unidos, Cuba o Perú.




Comentarios