Por Gabriela Martín. Destinados al confort o al esparcimiento, nuestros hogares cada vez reciben más aparatos electrónicos que luego es complicado acomodar. Por fortuna, hay recursos que nos permiten amigar equipos y tecnología.


En un mundo en el que la tecnología avanza raudamente, muchos hogares cuentan con varios televisores y computadoras; así, casi todas las habitaciones cuentan con artefactos eléctricos. Si bien los especialistas en salud aconsejan que este tipo de aparatos no deben ubicarse en los dormitorios, el gusto personal pesa más y éstos terminan durmiendo junto a los integrantes de la familia.

Elegir los muebles para “mantener” el orden y el confort es una tarea que muchas veces no resulta sencilla. Jimena Caprile, socia fundadora de Olivia D, aconseja conocer con claridad cuál es la necesidad que se debe cubrir.

Según las necesidades, los muebles pueden tener muchas funciones. Aunque creamos que ocupan espacio, cuando tenemos poco lugar es cuando más los necesitamos. Porque con mucho diseño y cuidado podemos lograr espacios de guardado, que incluso agrandan el espacio en vez de reducirlo”, dice Jimena Caprile.

Las alternativas son variadas. Se pueden diseñar y construir diferentes espacios de guardado, para que cada cosa tenga su lugar a la hora de ordenar. Para guardar películas, fotografías o cualquier otro elemento, se puede apelar a cajas forradas en diferentes géneros y texturas (cuero, terciopelo, entre otros).

“Teniendo en cuenta que la tecnología avanza rápidamente, recomendamos no comprar soluciones estándares para almacenar aparatos, sino apelar a la creatividad y el buen diseño, de modo que el mobiliario sobreviva al aparato al cual están destinado”, aconseja Caprile.

Y sigue: “Para eso es recomendable usar materiales nobles, como la madera de buena calidad, para que los muebles se vean en buen estado con el tiempo. La madera además permite readaptar muebles a diferentes espacios y funciones según las necesidades”.

Para no gastar de más o que no nos resulten funcionales, es bueno seleccionar diseños adaptables a otras necesidades, como por ejemplo poder cambiar de tamaño de TV con una simple modificación.

Si trabajamos con durlock y queremos modificar medidas para cambiar de pantalla o equipo de audio, tendremos que romper toda la estructura. En cambio, con madera todo es más sencillo y además resulta un trabajo de obra limpia y seca”, especifica.

Chicos en casa

Cuando hay niños en casa se debe tener un especial cuidado con los aparatos para evitar que involuntariamente puedan producir una avería. También con los cables para que no se produzcan situaciones de riesgo.

En la actualidad, los chicos están muy en contacto con la tecnología, pero si queremos evitar que toquen determinados equipos habrá que realizar nichos altos y bajos, de medidas idénticas, para jugar con alturas a medida que crecen.


En esta nota:

Sociedad Ocio


Comentarios