El tenista cordobés es el hombre del día en Roland Garros. En su primera participación en el certamen se metió en octavos y enfrentará a Nadal.


A pesar del cansancio, Juan Ignacio Londero no para de sonreír. El cordobés metió un triunfo heroico en Roland Garros y avanzó a los octavos de final del segundo Grand Slam del año. “Esto es increíble, es el partido que más sufrí en toda mi vida. Lo sentí mucho en el físico”, indicó el Topito tras la resonante victoria ante el local Corentin Moutet.

Y agregó: “En el segundo set me sentí mal, se me aflojaban las piernas, pensé que me iba a desmayar, por eso pedí médico”.

El cordobés disputó su primer partido a cinco sets; estuvo casi tres horas y media en juego y el cuerpo se lo hizo notar.

“Después me empecé a sentir mejor. No sé cómo lo hice, pero lo saqué. No sé si fue un milagro o qué”, contó el tenista de Jesús María.

Y continuó su relato: “Buscaba entre la gente a alguna persona que me mirara a los ojos y me diera fuerza para seguir”.

Londero disputó sus partidos en París con una pequeña hinchada que no dejó de alentarlo en ningún momento, pero en su tierra natal están su familia y sus amigos. “Esto se lo dedico a todos; mi familia, mis amigos, mis primos, abuelos. Gracias a todos por tanta buena energía”, indicó el cordobés que en la próxima instancia se enfrentará nada más y nada menos que con el Rey de la tierra batida: Rafa Nadal.

“A disfrutarlo, no hay nada que decir. Entrar lo mejor posible y que salga lo que tenga que salir”, cerró el argentino sobre su rival en octavos.




Comentarios