La pandemia hizo que este año los festejos del 8 de diciembre por las festividades de la Virgen del Valle sean sin presencia de fieles, por lo que no podrán ingresar a la provincia miles de fieles quienes llegaban desde provincias vecinas cumpliendo sus promesas caminando, de rodilla, en bicicleta o de las formas más diversas para demostrar la fe en la virgen. Esta fue una de las medidas dispuestas por el COE para evitar aglomeración de personas.

Uno de esos casos es el de René Barrionuevo, un joven tucumano que años tras año realiza la peregrinación hacia Catamarca desde su provincia en silla de ruedas. Este año, el desafío fue mayor, debido a la imposibilidad de ingresar a la provincia, sin embargo el tucumano decidió cumplir con su promesa y llegar hasta el lugar que sea posible.

En esta oportunidad, fue la virgen quien sorprendió a René. Mientras realizaba su recorrido por la ruta en medio de la lluvia, el Padre Gustavo Flores, Rector del Santuario y Catedral Basílica, llegó al encuentro del muchacho con la imagen de la Virgen del Valle.

Se vivió un momento muy emotivo, entre lagrimas el joven agradeció el gesto y la posibilidad de cumplir su promesa de llegar hasta la santa madre una vez más.