A través de sus redes sociales oficiales, el Cuartel de Bomberos Voluntarios de la ciudad de Cosquín celebró 41 años de existencia, historia y trayectoria. “Desde aquel 1979 hasta el día de hoy, el compromiso es el mismo para con la comunidad”, destacan en una reciente publicación en Facebook.

El mensaje fue difundido acompañado de un emotivo video resumiendo la trayectoria de la institución mediante sentidas palabras. “Muchas cosas han pasado desde aquel 23 de noviembre de 1979, cuando un grupo de vecinos entusiastas de nuestra ciudad se dieron cita para enfrentar una gran necesidad, una deuda pendiente. La ciudad de Cosquín no contaba con su propio Cuartel de Bomberos Voluntarios, y poco a poco, esos anhelos y utopías fueron haciéndose realidad y así nacía oficialmente nuestra segunda casa por la que pasaron muchos hombres y mujeres con la misión de servir al prójimo en la noble labor de salvaguardar vidas y bienes de la sociedad”, comienza diciendo una voz masculina “en off” acompañada de imágenes alusivas y recordando el paso del tiempo para una institución hoy más que consolidada.

No fue fácil

Según los datos aportados, su desarrollo no fue simple: “Al principio se contaba con pocos recursos pero con mucha voluntad, y poco a poco, los recursos fueron llegando por medio del sacrificio y decisiones”, relata el video.

En la actualidad, todos los efectivos del Cuartel coscoíno se capacitan de forma permanente en tareas como incendios forestales (lamentables y destructivos protagonistas durante los últimos meses en las sierras cordobesas). También en incendios vehiculares, domiciliarios; rescate en altura, acuático; además de incidentes con materiales peligrosos y primeros auxilios.

“Agradecemos a las familias y a toda la ciudad de Cosquín que siempre nos hacen sentir tan acompañados, cuidados y queridos (...) Por nuestra parte, prometemos jamás bajar los brazos ante el cansancio y nunca doblegarnos ante la adversidad”, se dirigen a la comunidad ya hacia el final del video.

Y concluyen: “Bomberos Voluntarios de Cosquín, nada nos obliga sólo el dolor de los demás”.