Su nombre es Mariano Fernández y fue quien le dio un rincón exclusivo para hinchas del “xeneize”, simpatizantes, e incluso para aquellos que simplemente se acercaban a visitarla. Se trata de Boca Shop, la única tienda y franquicia oficial de Boca Juniors en Villa Carlos Paz, un local totalmente equipado con merchandising e indumentaria deportiva “azul y oro”.

Este emprendimiento familiar que con mucho sacrificio abrió sus puertas sobre la calle Los Artesanos hacia fines del 2017, debió cerrar de manera definitiva a mediados de octubre debido a los diversos factores que surgieron tras el arribo de una pandemia inesperada y de sus consecuentes restricciones y medidas implementadas.

En diálogo con VíaCarlosPaz, Mariano explicó que la decisión fue tomada luego de no llegar a un común acuerdo en la renovación del contrato del local que alquilaban el 2017, sumado a otras circunstancias que desafortunadamente excedieron sus posibilidades. Y esto sin dejar de mencionar que al vivir en Río Gallegos y no contar con certezas en cuanto a habilitaciones para la circulación entre provincias y de cómo se iban a manejar las disposiciones para una temporada de verano inusual, incierta y llena de “incertidumbre” -una palabra que Mariano utilizó en reiterados momentos del diálogo- finalmente definieron aquello que tanto dilataron por meses.

“Nosotros teníamos empleados y todas las temporadas lo trabajábamos nosotros con mi mujer, y obviamente con todo esto de la pandemia la verdad que sólo trajo más incertidumbres que certezas y era el momento de tener que renovar y la verdad que no sabíamos si íbamos a poder llegar a trabajar la temporada”, cuenta Mariano recordando los días previos al cierre definitivo de un local que, según nos dejó más que claro, les dio “muchas satisfacciones”.

Hicimos un esfuerzo descomunal porque era una franquicia que implicaba todo un diseño de mobiliario, hicimos una gran inversión. Estuvimos casi tres meses cerrados en un año donde más que nada uno tuvo que poner y dar sin esperar a cambio. Y como muchos comerciantes, hicimos todo lo posible para sostener pero lo que a nosotros más nos terminó en tomar la decisión es la incertidumbre de saber si siquiera íbamos poder llegar a trabajar”, siguió el propietario de un local visitado por miles de personas, uno de los mayores atractivos abiertos todo el año en Carlos Paz.

Al dialogar con Mariano, palabras como replantear, reacomodar, dudas e incertidumbre se replicaban permanentemente, y sin dejar de lamentar una decisión que confiesa que no les resultó nada fácil. ”De querer apostar a una cuarta temporada, finalmente decidimos no renovar”.

A modo de reflexión final, Mariano expresó: “Nosotros les dejamos un gran abrazo y un gran agradecimiento a todos los que pasaron por nuestro negocio. Los hinchas de Boca, las personas que no son de Boca pero que acudieron a nosotros a la hora de pensar en el hincha de Boca, porque es con eso con lo que nos quedamos. Todo lo otro son detalles de la República Argentina que puede pasar en Carlos Paz, en Buenos Aires, en Rosario, o en donde sea”, completó Mariano Fernández, mentor de un atractivo único en Carlos Paz y que le dijo adiós a la ciudad.