Más de 28 años avalan la trayectoria de "La Cocina", una clásica y concurrida esquina en Villa Carlos Paz, que gracias a sus menús con exquisitos sabores, fue la rotisería elegida por muchos lugareños y visitantes de la villa.

Sin embargo, tras casi cinco meses de pandemia y más de cuatro de cuarentena, y pese al esfuerzo cotidiano de permanecer activos mediante la modalidad permitida, Luis Paghini lamentablemente dijo "basta, hasta acá llegamos".

"La Cocina", la clásica rotisería de Carlos Paz. (Foto: gentileza Luis Paghini).

"El motivo real es el problema de la pandemia, de la falta de trabajo. Es decir, nosotros podíamos trabajar pero la gente está vendiendo desde sus casas, no hay plata, y eso hizo que nosotros trabajemos menos", comenzó diciendo Luis Pahgini, dueño de La Cocina en diálogo con VíaCarlosPaz.

Más de 28 años avalan su trayectoria. (Foto: gentileza Luis Paghini).

El último día en que sus productos fue degustado por su clientela, fue el pasado 3 de agosto, el mismo día en que desde "La Cocina" anunciaban el cierre definitivo de sus puertas a través de sus redes sociales.

Publicación de "La Cocina" en redes sociales.

Desde entonces, Luis confiesa que lo que más quiere es enviar un mensaje a cada una de las personas que siempre confiaron en su servicio. "Quiero agradecer a todos nuestros clientes por más de 28 años compartidos. Es lo que más quiero destacar, a todos ellos, ¡gracias!", dijo Luis, movilizado por tantos años de trabajo invertidos y por la pena de dejar a tres personas desempleadas tras el cierre.

Ante el anuncio, Luis nos cuenta que la reacción de los clientes fue de mucha pena: "La gente grande lloró con nosotros, es todo muy triste", expresó Luis quien prefiere quedarse con la gratitud y a la espera de lo que el futuro les depare.

El lugar elegido por muchos. (Foto: gentileza Luis Paghini).

En este sentido, añadió: "Por ahora lo que haré es quedarme quieto a ver qué es lo que se puede hacer", completó Luis Paghini otro propietario carlospacense cuyo contexto actual, obligó a ponerle fin a lo que fue su proyecto laboral durante casi sus últimos 30 años de vida.