Según el informe oficial del INDEC, durante el cuarto trimestre del año pasado el sector reportó ventas por $ 32.010,4 millones, totalizando a lo largo del año una facturación récord de $100.817,7 millones. La cifra representa un incremento de +80,8% respecto a 2019, prácticamente el doble que la inflación registrada en el período. Medidas en unidades, las ventas informadas por el INDEC totalizaron 19.763 equipos, con un crecimiento de +17,8% respecto a las unidades comercializadas en 2019.

Rubros

En el desagregado por rubros, los tractores aportaron la mayor tajada de la torta facturada por el sector, con ventas anuales por $ 35.642,5 millones. Detrás se ubicaron los implementos ($ 27.941,7 millones), las sembradoras ($ 18.758,9 millones) y las cosechadoras ($ 18.474,6 millones).

Camión de cereales - Ramiro Bustinza

Crecimiento interanual ($)

El orden es distinto cuando se compara el desempeño de los diferentes rubros de acuerdo a su crecimiento respecto a 2019.

Las tolvas lideraron las subas interanuales con un incremento de las ventas de +161,3% respecto a la facturación del año anterior. Completaron el podio las sembradoras (+130.5%) y las pulverizadoras (+127,8%). No es un detalle menor que en los tres casos se trata de segmentos hegemonizados por los productos de fabricación nacional.

Estiman un aumento en la producción de maíz

Más modestas fueron las subas interanuales en las ventas de los otros dos grandes rubros de la maquinaria agrícola, esto es, tractores (+55,9%) y cosechadoras (+54,4%). Demás está decir que en ambos casos son segmentos con presencia dominante de marcas importadas.

Equipos y números (#)

Un detalle no menor es que si bien la evolución de las ventas se mide en pesos corrientes (lo que incluye el impacto de la inflación), también fue positivo el desempeño de prácticamente todos los rubros cuando se comparan las cifras en unidades comercializadas.

Las pulverizadoras lideraron esta estadística, con un crecimiento de +52,2% en los equipos vendidos, pasando de 806 unidades en 2019 a 1.227 unidades en 2020. Detrás se ubicaron las tolvas, con un alza interanual de +37,6% (pasaron de 3.040 a 4.183 unidades); y las sembradoras, con una suba de +24,9% respecto a 2019 (pasaron de 2.010 a 2.511 unidades). Los tractores, en tanto, verificaron un crecimiento de apenas +6,9%, con 6.696 unidades vendidas en 2020, contra 6.264 equipos negociados durante el año anterior.

Claro que, mientras los modelos nacionales incrementaron sus ventas +31,2% respecto a 2019, los tractores importados retrocedieron -35,5% interanual.

Las cosechadoras, por su parte, fueron el único de los grandes rubros que verificó ventas en baja (en unidades), pasando de 861 equipos en 2019 a 843 unidades durante el año pasado, con un retroceso interanual de -2,1%.

Soybeans are harvested with a Deere & Co\u002E combine harvester in Tiskilwa, Illinois, U\u002ES\u002E, on Tuesday, Sept\u002E 18, 2018\u002E With the trade war having a knock-on effect on agricultural commodity flows globally, the European Union has more than doubled its purchases of American beans in the season that began in July\u002E Photographer: Daniel Acker/Bloomberg eeuu soja se cosecha con una cosechadora guerra comercial duplicado sus compras de frijoles americanos

También en este caso el desempeño fue dispar de acuerdo al origen de los productos. Los modelos nacionales cerraron el año con un crecimiento de +6,5% respecto a las unidades vendidas en 2019, mientras que los importados retrocedieron -14,3% entre similares períodos.