El descubrimiento tiene el potencial de proporcionar a los productores de carne de res en el norte de Australia una forma de monitorear de forma remota su ganado y mejorar las tasas de supervivencia de los terneros, uno de los mayores desafíos que enfrenta la industria.

“Este es el período de mayor riesgo en términos de supervivencia de los terneros, por lo que poder predecir y detectar estos eventos brinda a los ganaderos la oportunidad de mitigar las pérdidas mediante una intervención oportuna”, dijo el investigador principal, el Dr. Thomas Williams.

El proyecto de investigación utilizó collares GNSS, que cuentan con GPS y sensores de acelerómetro de detección de movimiento, en 30 vacas en un potrero de 28 hectáreas durante un período de ocho semanas en la estación de investigación de Belmont, al norte de Rockhampton.

Los collares capturaron la información de ubicación de los animales cada 10 minutos.

Esos datos se usaron para calcular características predictivas en y alrededor de los eventos de parto que fueron confirmados visualmente por el equipo de investigación.

Collar de seguimiento GPS Foto: viacampo

Los datos de ubicación mostraron que la cantidad de otros animales dentro de un radio de 20 metros de una vaca preñada disminuyó significativamente en el período previo al nacimiento, lo que respalda un comportamiento de aislamiento conocido. “Investigaciones anteriores han demostrado que el ganado se aísla durante el parto, seleccionando un área para dar a luz lejos de la manada”, dijo el Dr. Williams.

“En este estudio en particular, la distancia entre la vaca y el rebaño alcanzó su punto máximo el día antes del parto”.

Estos hallazgos ayudarán a allanar el camino para que los productores del norte de Australia controlen a sus animales de una manera que supere muchos de los desafíos en las operaciones de pastoreo extensivo, como la distancia y el terreno.

El Dr. Williams dijo que los hallazgos brindan más evidencia de que los sensores en el animal probablemente se conviertan en una solución viable para monitorear y reaccionar a los eventos de parto en un entorno comercial.

“Con un mayor desarrollo de algoritmos predictivos, la tecnología GNSS podría usarse en el futuro para detectar nacimientos dentro de un período de 24 horas”, dijo.

El estudio, que utilizó collares GNSS disponibles comercialmente, es parte del proyecto ‘Calf 48 Hour’ dirigido por CQUniversity en asociación con el Departamento de Industria, Turismo y Comercio del Territorio del Norte y financiado por Meat and Livestock Australia.

Su objetivo es comprender mejor por qué y cómo se pierden los terneros en los primeros dos días de vida y desarrollar sistemas de sensores que algún día serán utilizados por los productores para monitorear su propio ganado y determinar las causas de las pérdidas en sus condiciones específicas.