Existen distintas técnicas disponibles para manejar, recuperar o habilitar los campos con este gran problema, que claramente no son adaptables para todos los casos y deberán ponerse a prueba para cada modelo en particular.

Complementando las acciones químicas, biológicas y físicas en pos del proceso de rehabilitación de dichos predios; que en la Argentina suman casi 12 millones hectáreas en las zonas húmedas.

Trigo seco (Revista Chacra)

Algunas de las técnicas que se pueden utilizar son:

  • Regulación y encauzamiento de los excedentes hídricos
  • Reducción del ascenso capilar desde la capa freática
  • Incremento de la captación de agua de lluvia o infiltración
  • Recuperación o creación de la cobertura vegetal
  • Mejora de la condición física y química de los suelos

Para ello hay que sumar técnicas de manejo como:

  • Pastoreos rotativos
  • Uso de coberturas
  • Inter-siembra
  • Siembra Directa
  • Sistematización de tierras para mejorar el drenaje = drenes, subsolado para las aguas profundas o hasta la sistematización agro-hidrológica para las aguas superficiales
Chivilcoy REUTERS/Agustin Marcarian

Recordando que el origen principal de las sales y sodio intercambiable está en el agua subterránea, sin olvidar que esto puede influenciar en forma directa o por medio del ascenso capilar hacia la superficie del suelo. Por lo cual originalmente difieren según el grado de mineralización del agua subterránea o sea en su concentración así como en el tipo de sal existente, como lo son las más habituales presentes en la Rep. Argentina: las bicarbonatadas sódicas, o las cloruradas sulfatadas sódicas u otros tipos también frecuentes.

La interrelación estacional con las precipitaciones locales suele producir algunas interferencias que no son recurrentes en las zonas de muy bajas cantidades de lluvias, dando por ello paso al análisis de la topo-secuencia que muestra la estrecha relación entre la composición anionica - catiónica con la salinidad del suelo y el agua incidente, lo que siempre está relacionado con todas las series de suelos que habitan en nuestro país en concentraciones dispares y sobre las cuales se debe tomar conocimiento antes de iniciar cualquier proceso de rehabilitación.

Es un largo recorrido que puede sumar un valor adicional a las tierras recuperadas por lo cual se deberá analizar el costo beneficio de la aplicación de las técnicas, que en la mayoría de los casos suelen tener que accionarse en formato combo para que el periodo de tiempo requerido se vea acotado a una expresión de mínima con devolución de lo invertido en plazos más asequibles.