Es una región de la Patagonia que puede ser el destino por excelencia para el avistaje de fauna silvestre.


Desde el año 2018, un grupo de especialistas trabaja en un proyecto vinculado a estudiar parte de la fauna autóctona de Santa Cruz, para conocer su comportamiento, sus problemáticas, y restaurar el ecosistema. Entre los animales estudiados se encuentra el puma, guanacos, el choique o ñandu petiso, el cóndor, el chinchillón anaranjado y la gallineta chica.

Emanuel Galetto es el coordinador de rewilding de la Fundación Rewilding Argentina para el Parque Patagonia Argentina. “Para que un ecosistema sea saludable hay que recuperar el rol ecológico de cada una de las especies”, afirma.

Galetto cuenta que “estamos estudiando individuos de cada una de esas especies para entender si presentan problemas dentro del área, cómo interactúan entre ellas y par recuperar sus poblaciones”.

Entre los animales estudiados se encuentra el puma, el predador tope del ecosistema. “Nosotros lo consideramos el arquitecto del lugar ya que moldea todo el ecosistema. Los guanacos, su presa principal y el gran herbívoro del lugar, cambia su comportamiento o evita las zonas donde están los pumas. Además, carroñeros como las águilas mora, el cóndor o los zorros necesitan de su presencia porque aprovechan los restos de comida que deja el puma”.

Foto:Franco Bucci

Galetto explica que para el caso de los guanacos, otro de los animales en estudio, se los captura y se les ponen collares satelitales. “Los capturamos para saber sobre su comportamiento, las migraciones o cuánto sería el número poblacional que podría soportar el Parque hoy”.

“Si bien hay mucha gente que quizá se sorprende por la cantidad de guanacos que se ven, la realidad es que las poblaciones se van recuperando porque se van abandonando campos que antes usaban para ovejas”.

La tercera especie estudiada es el choique o ñandú petiso, el cual tiene un valor histórico importante. “Dentro del Parque se ven varios individuos, y una vez que evaluemos la forma de trabajo empezaremos con las capturas y el monitoreo”.

Otro de los animales en análisis es el cóndor. En los últimos tiempos se han visto varios envenenamientos de esa espectacular ave. “Muchos dueños de campo o peones envenenan los cadáveres de ovejas para matar los pumas que se alimentan de ellos. Pero también lo hacen otras especies como el cóndor, que esta acción afecta de manera directa. Es un problema a tratar y es lo que quisiéramos trabajar a fin de año: capturar individuos para analizar cómo se comporta la población de cóndores en Patagonia y sobre todo relacionarlo en torno a que cada uno cumple una función particular y depende a su vez de otra especie”.

La quinta especie a estudiar es el huemul el cual “desapareció dentro de la estepa hace más de 100 años. La idea es volver a traerla. Es de las especies más amenazadas en la Argentina y actualmente solo se lo encuentra en los bosques altos de la cordillera. En el Parque no hay más. Es un trabajo a largo plazo” afirma.

Huemules en el Parque Nacional Los Alerces 2020

A estas cinco especies claves, se le suman también el chinchillón anaranjado y la gallineta chica.

El trabajo de Investigación

Tal como sucedió a nivel mundial, la pandemia del Coronavirus también llegó al Parque Patagonia, sin embargo y por las características del entorno, quienes trabajan allí no vieron afectado su trabajo de campo. Siguiendo los protocolos de rigor, los especialistas continúan realizando diversos relevamientos. En este sentido, Emmanuel Galetto describe que al momento cuentan con nueve pumas marcados con collares dentro del Parque, “los cuales nos indican con puntos GPS los lugares por los que pasan. Donde se tomó más de dos puntos en un mismo lugar significa que está cazando o que descansó allí.

Estamos en la fase de ir a investigar esos clústers para conocer de qué se alimentan, saber como se mueven y si depredan ovejas en parte también, tratar de desmentir eso que se dice de que hay que matar a todos los pumas de la zona. Hace un año tenemos más de cinco animales adultos marcados y no todos fueron a comer ovejas. Tienen presas nativas disponibles y se concentran en las presas nativas”.

“Además de la mejora de las poblaciones de las especies silvestres de la región, la Fundación trabaja por la creación de un destino de naturaleza que beneficie a las comunidades vecinas al parque. Esta región de la Patagonia puede ser el destino por excelencia para el avistaje de fauna silvestre, donde la gente pueda visitar el Parque, conocer las especies nativas, y ver grandes manadas de guanacos, como interactúan con el puma, encontrarse con el chinchillón anaranjado en los grandiosos paredones del Cañadon del Rio PInturas o la tímida gallineta en medio de los juncales”.

“Creemos en la importancia de conocer para cuidar. Periódicamente damos capacitaciones en las localidades vecinas sobre las especies que habitan el parque, sus características y comportamiento”.

Fuente: el patagonico




Comentarios