Según los economistas, la inflación de noviembre registró una suba cercana al 4% y los precios de los bienes y servicios para mantener una vivienda dan cuenta de ello. En la Ciudad de Buenos Aires, una familia tipo de clase media necesitó en noviembre un presupuesto de $ 109.602,74 para poder afrontar los gastos.

El relevamiento elaborado por el Centro de Educación Servicios y Asesoramiento al Consumidor (CESyAC) incluye el alquiler de la vivienda, los gastos de un auto de 10 años de antigüedad, el abono de medicina prepaga, la cuota de un colegio privado de dos chicos y el abono familiar en un club.

Economía familiar

Teniendo en cuenta estos consumos, el grupo familiar necesitó una suma diaria de $3.653,42. De ese monto $2.758,12 fueron necesarios para contratar los servicios básicos para el hogar mientras que $895,29 fueron los estimados para comprar productos de consumo masivo, como alimentos y artículos de limpieza e higiene personal.

Mientras que, los productos de consumo masivo tuvieron un incremento promedio de 4,29%. Entre los aumentos que más subieron se destacan las carnes (7,91%) y frutas y verduras (5,62%).

Por otro lado, un relevamiento de Consumidores Libres sobre 21 productos en supermercados y negocios de barrio ubicados en el ámbito porteño detectó una suba promedio del 5,99 % durante noviembre. En este caso, los rubros que más aumentaron fueron también frutas y verduras (+6,91 %), y carnes (+7,22 %).

En cuanto a los servicios básicos para el hogar, que tuvieron aumentos del 0,98%, el mayor impacto fue la suba del transporte (10,52%), medicamentos (4,76%) y combustibles (2,8%). Además, en las boletas del Alumbrado Barrido y Limpieza (ABL) se implementó un ajuste del 1,40%, explicó el dirigente de la organización, Fernando Barrera.

Precios al consumidorClarín

Según estos datos, la suba de esta canasta se ubicó en el orden del 1,77% respecto del mes anterior, mientras que la variación de precios interanual fue del 18,87%. Del total de 50 productos relevados de la canasta, se incluyeron 15 que se encuentran en el acuerdo de “Precios Cuidados” , el programa oficial con vigencia desde el 7 de enero de este año, de duración anual y revisiones trimestrales.

Comparándolo interanualmente, se detectaron subas importantes en un mismo producto, explicó Barrera. Por ejemplo, del kilo de tomates que se encareció 151,25% (costaba $ 82,04 en diciembre de 2019 y actualmente vale $ 206,13). En tanto, el kilo de manzana pasó a costar en un año de $ 75,06 a $ 162,67, lo que representa una variación de 116,71%. El paquete de 500 gramos de polenta valía $ 42,18 mientras que ahora cuesta $ 77,74 (84,30% más caro en doce meses).

La inflación de noviembre va a ser informada por el INDEC el próximo 15 de diciembre. No obstante, según el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) que elabora el Banco Central, el consenso de los economistas consultados estima que el IPC alcanzó -en ese lapso- una suba del 3,6% y que la inflación anual va a llegar al 36,7%.

Con información de Clarín.