La familia del policía federal retirado asesinado en el barrio porteño de Barracas reveló que la víctima, Alfredo Poggetti (66), quería “ir a vivir a Santa Clara del Mar por la inseguridad”.

“Es el abuelo de mi hijo. Su hijo es gerente de sistemas de América, así que a toda la familia del canal esto nos ha invadido. Es una situación increíble. Yo nací en este barrio, en Barracas, crecí y me crie acá, que era el lugar más lindo para vivir, pero ahora la violencia y la delincuencia están haciendo estragos”, contó Beto Starck, camarógrafo de ese canal de televisión y ex yerno de la víctima.

Y agregó: “Ya no sabés qué hacer. Destrozan familias. Sigan robando, ya está, pero no nos disparen más”.

En tanto, recordó que hace poco Poggetti regresó de vacaciones con uno de sus nietos y dijo que “por la inseguridad” que hay en Barracas “se quería jubilar y abrir un puesto en Santa Clara del Mar” para vender sándwiches y vivir cerca de la playa”.

“Venía de estar con su mujer y su nieta. Dijo ‘llego a casa y los llamo’. Eran las 20:05. Estacionó a mitad de cuadra, siempre atento a que no viniera nadie y, como se dice en la jerga, le ganaron adelante de su esposa Liliana. Esto es increíble, que nos toque tan de cerca y tener que explicarle a mi hijo de 13 años que a su abuelo no lo va a ver más”, explicó.

Gracias a las cámaras de seguridad de la zona, personal de la Policía de la Ciudad constató la presencia de al menos cuatro personas escapando hacia la Villa 21-24. Minutos más tarde, detuvieron a tres hombres y una mujer. Pero fueron liberados, porque la Fiscalía verificó que no habían sido los autores.

El hecho ocurrió en la calle Río Limay al 1300, en dicho barrio de la zona sur de la Ciudad de Buenos Aires. Allí, un suboficial retirado de la Policía Federal Argentina (PFA) había llegado junto a su mujer a bordo de un Volkswagen Fox negro y, cuando descendía del vehículo, fue interceptado por al menos tres delincuentes armados con fines de robo.

Asesinaron a un policía retirado en Barracas. (Facebook)Facebook

En ese momento, Poggetti se identificó como policía y forcejeó con los asaltantes para evitar que ingresaran a su casa.

Según lo informado por las fuentes, el suboficial retirado extrajo un revólver calibre .38 que portaba, tras lo cual se escuchó un disparo, cuya trayectoria ascendente impactó en la cabeza del hombre y le provocó la muerte casi en el acto en el pasillo de la propiedad.