La Fiscalía de la Ciudad allanó y clausuró dos viviendas del barrio de Liniers en las que funcionaban depósitos de mercadería destinada al comercio ilegal y detuvo durante los operativos a dos ciudadanos senegaleses, informó hoy el Ministerio Público porteño.

El procedimiento, consecuencia de una investigación de más de tres meses que reconstruye el circuito de producción, distribución y venta de los llamados "manteros" de Liniers, fue coordinado por Celsa Ramírez, a cargo de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas N°21, según consigna el comunicado oficial.

Uno de los depósitos se encontraba en la calle Ibarrola, a escasos metros de la terminal de micros, y el otro estaba ubicado en el pasaje El Hornero, en la zona residencial de Liniers popularmente conocida como "el barrio de las mil casitas".

En ambos lugares se detuvieron a las personas presuntamente a cargo: dos ciudadanos senegaleses de alrededor de 35 años, de los cuales uno fue acusado de "atentado y resistencia a la autoridad" y el otro de "desobediencia por prohibición de ingreso al país".

Como resultado del procedimiento se secuestraron 169 bultos de mercadería que contenían anteojos, zapatillas, cinturones, bijouterie, gorras, carteras, billetera, pantalones, remeras, juguetes, parlantes y accesorios de telefonía celular, y se incautaron más de 40 estructuras metálicas para el armado de puestos callejeros.

El allanamiento fue autorizado por el juez Ladislao Endre, a cargo del Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas N°25 de la Ciudad y participaron del operativo la Policía de la Ciudad, la Agencia Gubernamental de Control y la Dirección General de Migraciones.