El hecho ocurrió en un banco ubicado en avenida Callao al 700, en el barrio porteño de Balvanera.


Un hombre se olvidó la tarjeta de débito en un cajero automático y el vigilador del banco aprovechó la situación para copiar los datos y hacer siete transferencias a sus cuentas por 65.000 pesos.

Ante el hecho, la víctima realizó una denuncia que derivó en un allanamiento de agentes de la División Fraudes Bancarios de la Policía de la Ciudad en el barrio de Parque Chacabuco​ (avenida Asamblea al 1500), donde detuvieron al sospechoso, que luego terminó en libertad.

De acuerdo a Télam, el imputado tiene 23 años, es empleado de la empresa Prosegur y estaba trabajando como seguridad en la sucursal del Banco Santander, ubicada en avenida Callao 692, en el barrio porteño de Balvanera.

Detuvieron al acusado. (foto: Policía de la Ciudad)

Al tratarse de un delito excarcelable -estafas a través de medios electrónicos- no quedó detenido, aunque fue notificado de la imputación en su contra.

En el allanamiento, secuestraron todos los dispositivos electrónicos desde los cuales haya podido hacer las transferencias, por lo que se llevaron de su domicilio una PC, una tablet y dos celulares que serán peritados.

La investigación comenzó en mayo pasado cuando un abogado denunció que le habían desviado de su cuenta bancaria unos 65.000 pesos con transferencias que él no había realizado.

“En dos días, 4 y 5 de mayo, le hicieron siete transferencias, seis de 10.000 pesos cada una y una séptima por 5.000”, indicó uno de los investigadores a Télam.

Y agregó: “El custodio se retiró con la tarjeta a alguna de las oficinas, pero después regresó al salón y la colocó en un cajero para que la terminal la trague y de esa forma no despertar sospechas, pero creemos que en el tiempo que la tuvo en su poder copio todos los datos para poder después hacer el fraude”.


En esta nota:

Sociedad Inseguridad


Comentarios