Los efectivos de seguridad aduanera captaron movimientos sospechosos a través de las cámaras de seguridad.


El martes por la mañana, efectivos incautaron 82 kilos de cocaína de la bodega de un avión de la empresa KLM Cargo que estaba a punto de despegar del Aeropuerto Internacional de Ezeiza. Venía desde el Aeropuerto de Guarulhos (San Pablo, Brasil), hacía una escala en Buenos Aires y tenía como destino final la ciudad holandesa de Amsterdam.

La aeronave estaba parqueada en la Terminal de Cargas Aeroportuarias (TCA) del Aeropuerto Ministro Pistarini y alrededor había varios carros con encomiendas para ser subidas al avión. Según quedó registrado en las imágenes grabadas por una de las cámaras de seguridad, los empleados de Martinair llegaron en dos camionetas y comenzaron a bajar cajas que no estaban con el resto de la carga.

Agentes aduaneros vieron la situación y decidieron pedir una orden de allanamiento, que firmó el juez nacional en lo Penal Económico N° 2, Javier López Biscayart. Antes de que el avión partiera, llegaron alrededor de 50 agentes de Aduana, que subieron con perros especializados para detectar drogas.

Ezeiza: así fue el operativo en el que secuestraron 82 kilos de cocaína en un avión.

Los canes señalaron directamente las cajas, que tenían etiquetas de repuestos de autos. En en tres de estas cajas encontraron 82 panes de cocaína, un total de 82,5 kilos.

Los oficiales de la PSA detuvieron a la tripulación del avión, todos holandeses, y a cuatro empleados de Martinair, argentinos. Un quinto implicado escapó antes del operativo. “Fue una cuestión de olfato de los agentes aduaneros que ante una circunstancia que les llamó la atención llevaron a los canes”, dijo una fuente del caso a Clarín.

Los investigadores buscan elementos que permitan descifrar la procedencia de la droga. En tanto, voceros de la empresa informaron que KLM se encuentra “a total disposición de la Justicia para colaborar con el esclarecimiento del hecho”.




Comentarios