El Tribunal de Disciplina del Colegio Público de Abogados porteño tratará el lunes en una audiencia "extraordinaria" si el ex policía Gustavo Prellezo, condenado como autor material del crimen del fotógrafo José Luis Cabezas, puede ejercer o no la profesión cuando tiene incumplida la condena a reclusión perpetua.

La reunión está prevista para las 14.30 en la sede del colegio, sito en Uruguay 412, donde se tratará la denuncia realizada por la familia Cabezas respecto de si corresponde la autorización para matricularse como letrado y ejercer la profesión mientras se encuentra en libertad condicional, ya que la pena vence en 2022.

En esa audiencia, se analizará si corresponde que se le haya otorgado la matrícula a Prellezo cuando la ley 23.189 establece que el Tribunal de Disciplina es el encargado de controlar los antecedentes penales de los aspirantes.

El Colegio de Abogados porteño decidirá si el asesino de Cabezas puede ejercer la profesión

Estarán presentes Gladys Cabezas, la hermana de José Luis, el abogado Alejandro Vecchi, quien también representa a los hijos del reportero gráfico, y el propio Prellezo.

"Es verdaderamente de otro mundo darle la matrícula a un condenado por un homicidio y que tiene una pena incumplida, como es el caso de Prellezo, que es el autor material del asesinato de mi hermano. Es una locura", aseguró Gladys Cabezas.

Explicó que hizo la denuncia directamente al tribunal de disciplina "porque son los que deben saber que no es correcto darle la autorización de ejercer como abogado a un condenado que no cumplió la pena".

El Colegio de Abogados porteño decidirá si el asesino de Cabezas puede ejercer la profesión

"Yo hago esta denuncia porque no me parece correcto. Ya en la provincia de Buenos Aires, en el año 2017, Quilmes le sacó la matrícula, a sólo una semana de que jurara para ejercer como letrado y a dos meses de salir en libertad condicional. Ahora es de locos si en la ciudad de Buenos Aires se la otorgan. Vamos a tratar que eso no pase", finalizó la hermana de Cabezas.

El homicidio de Cabezas fue cometido el 25 de enero de 1997 tras una fiesta de cumpleaños en la casa del empresario postal Oscar Andreani, en Pinamar, donde el fotógrafo de la revista "Noticias" realizaba la cobertura periodística de la temporada de verano.