Se trata de Adrián Dannemann, que para evitar el cierre de su negocio, reconvirtió su labor y ayuda con la desinfección de la ciudad de Bariloche.


Durante la propagación de la pandemia en Argentina, algunos comercios debieron cerrar o transformarse para poder abrir luego del aislamiento. Es el caso de Adrián Dannemann y su agencia de turismo en Bariloche, a la que reconvirtió en una empresa de desinfecciones para poder sobrevivir.

Agentes sanitarios Bariloche (La Nación).

“Creo que en este momento lo mejor es luchar contra el virus. En vez de simplemente pedir subsidios y quedarnos pasivos prefiero hacer algo de manera activa y asegurarles a los turistas que cuando se levanten las restricciones y puedan venir, todas las instalaciones que ofrece la ciudad van a estar desinfectadas y seguras para ser disfrutadas”, reconoció el hombre al diario La Nación.

El barilochense reunió a su equipo de trabajo, en el que se encuentran un capitán de barco que realiza las excursiones, y especialistas en sanidad, para así comandar al grupo de 25 personas que luchan contra COVID-19 en la localidad.

Agentes sanitarios Bariloche

“La desinfección la hacemos con amonio cuaternario, diluido al 1 por ciento, con fuerte poder para exterminar al virus y con poder residual de más de tres días en el lugar desinfectado , dependiendo de las condiciones ambientales”, advirtió.

Los oriundos de Bariloche salen a las calles como ropa adecuada, máscaras protectoras y pulverizadores al hombro para desinfectar de manera gratuita los rincones de la ciudad. Merenderos y centros comunitarios fueron los primeros en recibir la ayuda, que se extenderá a hoteles, restaurantes y comercios que los contraten.




Comentarios