“Mi papá estaba en una lista para ser vacunado, que después de los dos meses que falleció nos llamaron para vacunarlo. Quise ayudar intentando comprar vacunas. Hay temas en los que uno llega hasta ahí y ya no se puede avanzar más. Después surgió todo el tema de la política, que el gobernador salió a hablar, yo lo llamé a él para comentarle lo de las vacunas”, afirmó Matías Almeyda sobre su intención de comprar vacunas para el partido de Azul.

En diálogo con A24, el azuleño reveló que el fue el que llamó a Axel Kicillof luego de la polémica que se instaló en todo el país. “Me explicó que un privado no las puede comprar, que ya lo entiendo sin leer la Constitución. La leí cuando iba al colegio y me hacían leerla, me acuerdo muy pocos puntos, porque decidí llevar la vida por otro lado”, explicó el Pelado de forma irónica, y contó que también dialogó con Sergio Massa, Patricia Bullrich, Carla Vizzotti y Diego Santilli.

“Si queremos ayudar como argentinos, mi lugar de ayuda era ese, el no importar de qué manera sino arrimar esta posibilidad, hasta para que sea más liviano para nuestros políticos. No me quise meter más porque no dejo de estar dolido por cómo murió mi padre”, agregó Almeyda, y reveló que está muy lejos de la política: “Quiero aclarar que yo no estoy detrás de la política. Estoy lejos de ser político y menos en la Argentina. Sólo quería ayudar desde mi posibilidad y no surgió”.

En otro fragmento de la nota con Viviana Canosa, Almeyda contó que el quiso ayudar porque vio inconvenientes en el hospital de Azul y “el esfuerzo que hacen los doctores y enfermeros con tan pocos recursos”. El ex jugador de River aseguró que su madre, quien también estuvo internada en el Pintos, tuvo que bañarse varios días con agua fría.

Por último, sobre la muerte de su padre, Almeyda dijo que ya pasaron tres meses y lo “indigna saber que hay gente que se vacunó y los mayores, en muchos casos no”.