Junto a sus papás, la chiquita de cinco años ogró anular su partida de nacimiento y cambiarla por una nueva con su nombre y género autopercibido.


Cuando tenía poco más de un año, Flor utilizaba los repasadores en la cabeza y decía que era una nena. “En ese momento, nos causaba gracia porque pensábamos que estaba jugando y no nos dábamos cuenta lo que ella nos quería decir”, relató Mariana, su mamá, en diálogo con la señal TN, y agregó: “A los dos años nos dijo que era una nena. Nosotros le decíamos que no y ella se enojaba mucho, se ponía mal”.

El último jueves, los papás de Flor lograron anular su partida de nacimiento en el Registro Civil de Azul y cambiarla por una nueva que tiene su nueva identidad y su género autpercibido. Sus papás decidieron contar su historia para ayudar a otros padres que pueden estar atravesando una situación similar.

Los padres de la pequeña empezaron a visitar a diferentes especialistas y durante una consulta con un pediatra este les dijo que tal vez su hija estaba imitando a una figura femenina que admirara, “que no era algo importante”.

Luego consultaron a una psicóloga, quien les recomendó ocultarle la ropa, los zapatos, los maquillajes y todos los objetos femeninos de Mariana, y le insistían que jugara con juguetes de nene. A pesar de las prohibiciones, Flor no se rendía: ella se sentía una nena.

Un día, la familia conoció a la actual psicóloga de la nena, quien les confirmó que su hija era trans. ”Nos dijo que estábamos en presencia de una niña trans. Yo no lo podía creer. Desconocía el tema y me costó mucho al principio. No aceptaba la realidad que era más que evidente, porque sus indicios lo demostraban”, afirmó Lucas, su papá, y agrega: “Hoy por hoy defiendo a muerte su identidad y el coraje que con cinco años tiene para expresar lo que siente”.

“Un día nos dijo que se llamaba Florencia y se lo hizo saber a todo el mundo. En una oportunidad se lo planteó al abuelo paterno por teléfono y le dijo ‘de ahora en más, yo me llamo Flor’”, dice su mamá. Y después de eso, no lo dudaron y decidieron formalizar la situación ante la ley tras pasar diferentes situaciones traumáticas para la chiquita.

“La ley dispone la posibilidad de cambiar el documento, pero amén de eso, exige que cada quien se dirija al otro conforme el género autopercibido, sin perjuicio de lo que diga su DNI”, explicó el abogado Facundo Achaga, el letrado que acompañó a la familia para hacer los trámites ante el Registro Civil en Azul.

El jueve 23 de julio Flor obtuvo su nueva partida. “La ley lo denomina Rectificación de partida. Lo cierto es que la partida no se rectifica sino que se anula y se hace una nueva. Es prácticamente un nuevo nacimiento. Una vez que está terminado y se reemplaza por la nueva con el género según la autopercepción de Flor y su nuevo nombre, se realiza el nuevo DNI”, relató el abogado.




Comentarios