El Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 17, a cargo de Gustavo Pierretti, dispuso este jueves la búsqueda de un enfermero que estuvo atendiendo al expresidente Carlos Menem en los días previos a su muerte como sospechoso por la desaparición de un anillo histórico de oro. El acusado iba a ser citado a declarar este viernes junto a dos compañeros, pero no pudo ser notificado ya que brindó un domicilio incorrecto.

Ante esta situación, el presunto criminal fue declarado por la Justicia en rebeldía y es el único sospechoso que hasta el momento no ha sido encontrado. Fuentes judiciales informaron a Télam que el secreto de sumario fue levantado por el magistrado que, a través de análisis de chats, determinó que un policía le avisó a su jefe que su primo enfermero había tenido el anillo en su poder.

El enfermero debía presentarse a declarar este viernes junto a otros dos compañeros ante la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional 42, a cargo de Carlos Arturo Velarde, en la causa caratulada hasta el momento como “averiguación de ilícito”.

El robo del anillo fue denunciado el 14 de diciembre último, mientras el senador riojano se encontraba internado en el sanatorio Los Arcos, en el barrio porteño de Palermo, y fue alertado por su hija Zulemita y su enfermero personal.

La familia Menem ofrece recompensa por la restitución del anillo robado y que pertenecía al expresidente. Gentileza

Según los voceros, el día anterior, Zulemita había solicitado a la custodia personal de su padre que fueran a su domicilio, sobre la calle Echeverría, en Belgrano, para que buscaran algunos objetos personales, entre ellos un estuche de anteojos donde el exmandatario guardaba el anillo que solía lucir en el anular de su mano izquierda.

Al día siguiente, un enfermero de Menem, que volvía a trabajar luego de tomarse vacaciones, quiso entregarle los anteojos pero no los encontró, por lo que se dirigió al departamento, donde descubrió que también faltaba su propio teléfono celular.

En su denuncia, el hombre precisó que trabajaba como cuidador en el domicilio junto a otros tres enfermeros que habían sido contratados de manera temporal por la empresa Swiss Medical, la obra social prepaga que atendía a Menem, indicaron las fuentes.

El fiscal Velarde solicitó una serie de tareas investigativas a la División Robos y Hurtos de la Policía de la Ciudad en la que los sospechosos fueron identificados.

El anillo sustraído es una pieza de oro con una piedra de ónix que no tiene mucho valor económico pero sí afectivo para la familia, ya que era una réplica exacta del que le había regalado su padre y que Menem había extraviado.

Con información de Télam