El vacunatorio VIP donde se inocularon funcionarios, asesores y periodistas que se montó en el Ministerio de Salud el jueves 18 de febrero fue organizado para una persona en especifico: Horacio Verbitsky. Luego, en el mismo sitio, se vacunaron contra el Covid-19 nueve oficialistas más, según declaró bajo juramento ante la Justicia el director del Hospital Posadas.

El lugar donde asistieron con turno de privilegio los amigos del poder era el Hospital Posadas. Donde se fueron sumando alrededor de 70 vacunados VIP que pasaron por ese centro de Salud por orden del Gobierno.

El periodista Horacio Verbitsky

Cuando se le informó al director del Posadas -mediante una comunicación del secretario privado del ex ministro de Salud, González García- que el jueves 18 de febrero debía vacunar a Verbitsky en el hospital, el doctor Alberto Maceira se negó por primera vez a vacunar a uno de los enviados por Salud.

Maceira declaró este martes ante la jueza Ana María Capuchetti y el fiscal Eduardo Taiano, investigadores del caso del vacunatorio VIP, el detrás de todo: “Me llamó Guillé (Marcelo, secretario privado de González García) y me avisó que iba a vacunarse Verbitsky”, explicó bajo juramento de decir la verdad Maceira, y añadió: “Yo le pedí que no lo mande, porque me iba a generar conflicto con el personal del Hospital”.

El director del hospital, que dejó buena impresión en la Justicia tras su declaración, puntualizó varias veces que se sentía “enojado por lo que había pasado” e “incómodo” por los pedidos que solía hacer uno de los Secretarios de Salud, Alejandro Collia, su jefe en la administración nacional, que desde hace dos semanas se encuentra internado y en estado delicado.

Alberto Maceira, director del Hospital PosadasLa Nación

Alberto Maceira explicó que intentó evitar la vacunación de Verbitsky en el Posadas debido a que era un periodista que podía ser reconocido por “el personal”. Si esta situación tenía lugar, podría generarse un conflicto con los trabajadores, ya que aún el Estado no logró vacunar a todos los empleados sanitarios que trabajan en ese centro de Salud.

En este marco, el secretario Guillé creyó encontrar la solución pidiéndole a los jefes del Posadas que un equipo de vacunadores fuera al Ministerio de Salud con diez dosis de Sputnik V. Hasta ese momento, el doctor Maceira solo había recibido a influyentes del poder en el hospital que dirige. Como la situación le pareció “rara”, dijo ante la Justicia, él mismo acompañó a un equipo médico de su hospital al Ministerio de Salud.

Maceira y sus especialistas subieron por un ascensor reservado al segundo piso del emblemático edificio que se eleva en la 9 de julio, pasaron a un despacho contiguo al del ministro, y fue allí donde terminaron vacunando no solo a Verbitsky sino también a la familia del empresario de rubros diversos, Florencio Aldrey Iglesias; al diputado Eduardo Valdés y al senador Jorge Taiana, entre otros nombres ya publicados.

Ginés González García renunció por el escándalo del vacunatorio Vip y Alberto Fernández designó a Carla Vizzotti como nueva ministra de Salud.Presidencia de la Nación

El director del Posadas afirmó ante la Justicia que el acceso a la Sputnik V de los amigos del poder terminó privilegiando a alrededor de 70 vacunados. El director del Hospital declaró que nunca recibió algún pedido de ese estilo de parte del jefe de Gabinete de González García, Lisandro Bonelli. Además detalló que Verbitsky y los otros nueve vacunados el jueves 18 se llevaron un carnet donde consta que fueron inoculados. Y afirmó que la aplicación de esas vacunas están registradas en el sistema informático que guarda ese tipo de información.

Al día siguiente de ese operativo organizado por su deseo de vacunarse, Verbitsky confesó la irregularidad de su vacuna por acomodo durante un monólogo en radio El Destape. El periodista describió que lo unía con el personal del Posadas una “relación fraternal” debido a que, según él, los ayudó en diferentes reclamos sectoriales.

Los empleados del Posadas, al menos por lo declarado por su director, tienen una opinión diametralmente opuesta a la que supuso Verbitsky.