Alberto Fernández tuvo su primera aparición tras la carta de Cristina Kirchner en un encuentro virtual con Joe Biden. Criticó algunos arreglos con el FMI y dijo que la deuda que tiene Argentina “es insostenible”.

//Mirá también: Tras los conflictos en la interna del oficialismo, las medidas económicas de Alberto Fernández todavía no serán anunciadas

El presidente intentó enfocarse en su compromiso con su par de los Estados Unidos. En el Foro de las Principales Economías sobre Energía y Clima sostuvo que “los recursos aprobados en 2018 por el Fondo Monetario Internacional a la Argentina fueron de 57.000 millones de dólares, el equivalente a todo lo que el FMI desembolsó en el año de la pandemia a 85 naciones del mundo” y firmó que eso representa “una deuda insostenible”.

El encuentro virtual se basó en las acciones futuras y necesarias para abordar la crisis global del cambio climático. Fernández aprovechó su oportunidad para mencionar el acuerdo con el Fondo.

Alberto dijo que “resulta esencial para la Argentina la posibilidad de que se eliminen las sobretasas y se extiendan los plazos de pago, bajo las actuales circunstancias de estrés sanitario, financiero y ecológico”.

Fue su primera actividad formal tras el ultimátum que le dio la vicepresidenta Cristina Kirchner, a través de una dura carta pública, para reformar el gabinete y modificar el rumbo económico de su gobierno.

O globalizamos la solidaridad o globalizamos la indiferencia. Es imprescindible que la transición climática y energética sea justa, y no agigante las brechas de bienestar en nuestro planeta”, afirmó Fernández en la reunión de trabajo de alto nivel que se desarrolla de manera virtual y que será privada, es decir, no será abierta ni a la prensa ni al público en general.

//Mirá también: Empapelaron el Congreso con el quiebre del Gobierno como foco: “¡Déjense de joder!”

El presidente recordó que la Argentina “ha decidido aumentar su ambición climática y comprometer la neutralidad de carbono hacia 2050” aún “en medio de una situación de endeudamiento, que resulta inédita a nivel mundial” y aseguró que “una crisis generalizada de deuda sólo agravaría la degradación ambiental”.

Fernández señaló que “una triple crisis de pandemia, cambio climático y deuda golpea duramente a los países de renta media como Argentina” y aseguró que es “urgente repensar una nueva Arquitectura Financiera Internacional” que incluya “la capitalización de los Bancos de Desarrollo y el canje de deuda por clima”.

Del Foro participaron los primeros ministros de Australia, Scott Morrison; Bangladesh, Sheikh Hasina; Italia, Mario Draghi; Japón, Yoshihide Suga, y el Reino Unido, Boris Johnson; y los presidentes de Indonesia, Joko Widodo; México, Manuel Andrés López Obrador, y la república de Corea, Moon Jae-in.

También formaron parte la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, y del Consejo Europeo, Charles Michel y el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, además de representantes de Alemania, Arabia Saudita, Brasil, Canadá, China, Francia, India, Rusia, Sudáfrica, y Turquía.