La decisión se conoce al término de un mes en el que el dólar registró la mayor desde octubre.


El Comité de Política Monetaria del Banco Central (BCRA) decidió elevar su poder de fuego en el mercado cambiario: la autoridad monetaria podrá salir a comprar hasta U$S75 millones diarios, mientras la divisa norteamericana continúe por debajo de la zona de no intervención.

El nuevo tope supone un aumento de U$S25 millones respecto al que se contempló en enero. Además, la mesa chica de la entidad que preside Guido Sandleris informó que “el valor acumulado en pesos en el mes de estas licitaciones no podrá exceder en 3% al valor de la meta al 1 de febrero, que es de $ 1.372 mil millones”.

“Si el tipo de cambio se ubicara por encima de la zona de no intervención, la meta de base monetaria se reducirá con las ventas de dólares realizadas mediante licitaciones del BCRA. Con el objetivo de maximizar el impacto sobre la liquidez, dichas licitaciones serán de hasta US$ 150 millones diarios, el máximo contemplado en el esquema monetario”, ampliaron a través de un comunicado oficial.

La decisión se conoce al término de un mes en el que el dólar registró una caída de 57 centavos en la plaza minorista, la mayor desde octubre, cuando impactó con fuerza la puesta en marcha del agresivo programa monetario (en aquella oportunidad la divisa perdió $5,11 al pasar de $41,89 con los que terminó septiembre a $36,78).

“La demanda por instrumentos en pesos creció en enero, especialmente los depósitos a plazo, que aumentaron 8,5% con relación a diciembre. Esta dinámica tuvo su contraparte en el mercado cambiario. El tipo de cambio se ubicó por debajo de la zona de no intervención durante la mayor parte del mes”, describieron en el Central.

En la entidad remarcaron que el promedio mensual de la Base Monetaria de enero fue $ 1.345 mil millones, $ 12.141 millones inferior a la meta y 0,6% superior al promedio de diciembre.

El billete verde finalizó ayer a $38,27 para la venta en casas de cambio y bancos, según el promedio oficial. Incluso en la jornada de ayer perforó momentáneamente la barrera de los $38, aunque hacia el cierre de las negociaciones recortó la baja y culminó con una depreciación de 31 centavos respecto al miércoles.

En el spot mayorista, donde operan bancos y empresas y se forman los precios de referencia para el Central, la contracción acumulada en el mes fue de 46 centavos. Allí, el dólar amplió ayer su distancia con el extremo inferior de la banda de intervención de la autoridad monetaria. Bajó 16 centavos hasta quedar en $37,35 en su punta vendedora.

Con los movimientos de ayer, la divisa norteamericana quedó a 53 centavos del punto de partida de la zona, que hoy se ubica en $37,886. En tanto, el techo está en $49,030, lo que se convierte en un elemento de preocupación para muchos analistas. Sus críticas apuntan al prolongado recorrido que la moneda podría emprender sin obstáculos hasta que el Central quede habilitado para actuar.

Los guarismos son el resultado del cambio de humor que se produjo en enero en la plaza cambiaria. Tal como resaltan cerca de Sandleris, la combinación de múltiples factores externos e internos permitieron que el peso comience a recuperar parte del terreno perdido en la crisis monetaria que se desató el año pasado y con la que se declaró el inicio de la debacle económica que aún transita el país.

La situación y la posición del dólar mayorista debajo del piso de la banda habilitaron al BCRA a realizar un total de 13 subastas de compra de dólares. En total, la entidad se hizo de 560 millones de dólares que se destinaron a fortalecer las reservas internacionales. Al respecto, las arcas registraron un salto de U$S1.002 millones para terminar el primer mes del año en $66.798 millones.

Al respecto, el economista Gabriel Caamaño detalló que la autoridad monetaria accedió a las divisas a un precio promedio de $37,28 y remarcó que la intervención provocó una expansión por $ 20.876 millones, lo que representa un 77,3% del límite mensual permitido.






Comentarios