La Justicia condenó a una pareja de ingleses a pagar una multa de más de 3.700 dólares y les prohibió viajar de por vida en la aerolínea Jet2 por protagonizar una pelea a bordo de un avión.

Según la compañía aérea, en un vuelo desde Londres a la isla de la Gran Canaria, un matrimonio comenzó una discusión que terminó en una pelea con intercambio de golpes. La tripulación de cabina, un policía fuera de servicio y un exagente lograron reducir a ambos, llamados Pauline Gordon y Ronald St Ville.

Debido al violento episodio, el avión en el que viajaban tuvo que desviarse en julio del año pasado hacia Portugal.

Phil Ward, el director de Jet2, dijo que la pareja "puso en riesgo la aeronave" y que "la indemnización tiene como objetivo cubrir las pérdidas económicas que implicó el desvío".

Hace cuatro meses, ocurrió un episodio similar que desató un verdadero escándalo que se vivió arriba de un avión de la aerolínea EasyJet que se dirigía desde la ciudad inglesa de Luton a Ibiza, España. Es que una mujer en estado de ebriedad realizó un baile erótico que generó una tremenda pelea entre los pasajeros.