Después de caer 1500 metros en un minuto y medio, un avión de la aerolínea LATAM tuvo que aterrizar de urgencia en el aeropuerto de Ezeiza este miércoles a la mañana.

El vuelo LA8050 había salido de San Pablo, Brasil, con destino a Santiago de Chile pero cuando sobrevolaba la ciudad de Posadas, en Misiones, atravesó una fuerte tormenta de granizo que le provocó algunos daños y tuvo que modificar su rumbo, hacia Buenos Aires.

El meteorólogo Matías Bertolotti explicó a TN que en la región del litoral las tormentas pueden alcanzar los 18 kilómetros de altura y que por ese motivo los aviones no suelen sobrevolar la zona. "En el entorno de estos grandes sistemas de tormentas se generan ondas de gravedad, que la sufre el avión y son muy violentas", detalló el profesional.

Mientras tanto, la presidenta de la Junta de Accidentes de Aviación, Pamela Suárez, precisó que el avión sufrió "rajaduras en el parabrisas" pero que pudo aterrizar sin problemas y que nadie a bordo sufrió lesiones.