El Museo de la Ciudad, en Defensa 187, San Telmo, cambió su fisonomía por dos meses con la presentación de la muestra Carne.


Ambientado como una carnicería de antaño, representa la puerta de entrada a una tradición del ganado vacuno y también del campo, la gastronomía y la cultura del país.

Exposición Carne, Museo de la Ciudad

La muestra, de entrada libre y gratuita, se puede visitar hasta el 30 de setiembre y gira en torno al asado, el bife, la milanesa, los mataderos, la literatura, el cine y la industria.

Comienza con la evolución de la carne en Argentina, desde la introducción del ganado vacuno desde Brasil hasta llegar a la región pampeana por parte de los hermanos Scipión y Vicente Goes en el año 1556. Efectivamente entraron 7 vacas y un toro, inicio de una posterior expansión, explotación que llegan a la ciudad.

Esculturas, láminas, ilustraciones y objeto de gauchos

La muestra Carne recorre también la etapa de la industrialización de la vaca, mostrando los primeros saladeros, corrales y frigoríficos, desde los de Roberto Staples, Juan McNeile y Pedro Trapani en 1810, en Ensenada, hasta La Rural de Palermo, instalada en ese barrio desde 1878.

Saladeros, corrales y frigoríficos

Se hace foco en la etapa de la industrialización de la vaca: los frigoríficos: La Negra (1885) y La Blanca (1902) en Barracas al sur (Avellaneda), y el Frigorífico Lisandro de la Torre (Mataderos); sus distritos industriales (Mataderos, Lugano) y comerciales (Av. Boedo).

Carnicería tradicional del siglo pasado

Por otro lado, se dará cuenta de la gastronomía porteña en la ciudad virreinal y en el siglo XIX. Los cortes, métodos de consumo, platos. El frío y cambios en las dietas y menúes. La importancia del asado y su llegada a la ciudad y a las clases populares. La carne como una cultura porteña: el churrasco de paso, las milanesas de la “vieja” y el asado con amigos. El imaginario local y el imaginario extranjero. Mitos y realidades.

Todos los detalles de una carnicería tradicional

Como broche de oro, se conmemora los 50 años de la película “Carne”, protagonizada por Isabel Sarli y dirigida por Armando Bó en 1968.

Además, se pueden ver los interés y políticas del Estado relacionados a la carne. Un puerto para exportar y ferrocarriles para traerla. El pacto Roca-Ruciman y sus consecuencias para la industria frigorífica nacional: el campo en la Ciudad.

Objetos relacionados con la actividad de la pampa, y la vaca como industria principal

Adentro hay también historietas temáticas, ilustraciones de gauchos, cuadros al óleo de achuras y esculturas en porcelana fría de los diferentes cortes, además de una instalación que replica una carnicería del siglo XX, con balanza, pizarra de ofertas y heladera con puerta de madera incluida. De fondo, en una suerte de pedestal detrás de una tranquera, una pequeña pantalla de computadora que trasmite la película mito con la Coca Sarli.

Parrilla en el patio del Museo de la Ciudad

En el patio del museo hay un horno, una parrilla, y hasta una receta de guiso de Doña Petrona. Un gráfico que domina una de las paredes del museo lo deja claro: el consumo de carne en la Argentina es del 43,2 kilos por año per capita, mientras que el promedio mundial es de 6,5. O sea que la vaca nos atraviesa, es parte esencial de la alimentación local y de las costumbres y dinámicas. Por eso la muestra también recorre la gastronomía porteña desde la ciudad virreinal hasta hoy. Los cambios en las dietas y costumbres están ahí testimoniadas. Hay asado, pero también empanada, milanesa, guiso, churrasco.




Comentarios