La paritaria de los docentes universitarios se encamina hacia un acuerdo. Este martes, una de las federaciones sindicales que los agrupa anunció su aceptación de la oferta del Ministerio de Educación de la Nación. La misma respuesta anticiparían en las próximas horas cuatro de las cinco restantes entidades gremiales del sector.

Para el jueves, a las 18, está prevista la reunión entre las seis federaciones y las autoridades educativas. Al encuentro quedaron en llevar los sindicatos a la última oferta salarial oficial: entre 24 y 26 por ciento de aumento en octubre con revisiones en diciembre y en febrero próximos.

Así se convino en la última cita, el lunes pasado La excepción de rechazo al acuerdo volvería a ser la Confederación Nacional de Docentes Universitarios Histórica (Conadu H). Durante las últimas 17 paritarias, sólo aceptó una, recordó a este diario un dirigente de otra de las entidades: la de 2016, cuando el aumento fue 35 por ciento revisión incluida, contra una inflación de 40,3 por ciento. Pero en la última, por caso, la Conadu H no aceptó el acuerdo que fue de 28 por ciento, superior al 25 por ciento de inflación.

Además, la Conadu H está inmersa en una fuerte disputa interna, en medio de elecciones de autoridades nacionales ayer y hoy, en vísperas, además, de la finalización el sábado próximo del paro nacional que habrá cumplido cinco semanas en reclamo de la paritaria nacional y un aumento del presupuesto para el sector universitario. Esta federación agrupa a alrededor de 30 por ciento de los 170 mil docentes de las 57 universidades públicas nacionales.

La Federación de Docentes de las Universidades (Fedun), tercera en representatividad (15 por ciento), anticipó a su vez ayer que aceptará la oferta, después que la misma fue discutida en asambleas de sus 33 agrupaciones integrantes, por considerarla "superadora del techo de 15 por ciento que el Gobierno quería imponer", dijo en un comunicado.

Precisó además que la oferta consiste en un aumento vía una suma fija remunerativa no bonificable que, sumada al 15 por ciento otorgado en tres tramos hasta septiembre, significará un aumento de entre el 24 y 26 por ciento en el salario docente: 24 para los cargos de titulares, 25 para los adjuntos, 25,5 para los jefes de trabajos prácticos y 26 por ciento para los ayudantes, que se cobrarán con los sueldos de octubre.

También se agrega una “garantía de revisión de las escalas salariales” en relación a la inflación en dos tramos. La primera será en el bimestre noviembre-diciembre de 2018, y la segunda para el bimestre enero-febrero de 2019. Además, el acta manifiesta el compromiso de incorporar al salario básico los porcentajes adicionales mencionados, y de continuar con la recomposición del nomenclador docente.

La Fedun, no obstante, permanecerá en estado de alerta y anticipó que el jueves próximo participará de la marcha al Congreso en defensa de la educación pública, rechazo al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y pedido de garantía del Estado que la educación sea un derecho social. A esa marcha también convocaron la Conadu y la Ctera, otros dos de las entidades de docentes universitarios.

La primera de ellas (Conadu), primera en número de representados (un 40 por ciento), seguramente también anunciará mañana que acepta la oferta, horas antes de la reunión en el Palacio Sarmiento con las autoridades de Educación, deslizó a este diario su secretario general, Carlos De Feo.

Así se desprende del resultado de las ocho asambleas de agrupaciones de Conadu que se habían hecho hasta el mediodía de ayer: todas dieron el “sí”, salvo la de General Sarmiento, en el Gran Buenos Aires. Para las próximas horas se esperaba que lo hiciera la agrupación de Conadu en la Universidad Nacional de La Plata, la que mayor cantidad de docentes reúne.

La paritaria universitaria se cerraría de este modo después de la oferta inicial de 15 por ciento en marzo, a la que siguió la negativa gubernamental a reabrirla hasta hace diez días, paro nacional mediante. La oferta de 24-26 por ciento siguió a la de 21 por ciento hecha hace una semana y luego de las multitudinarias marchas convocadas por los seis gremios docentes en defensa de la educación pública, el jueves pasado.