La votación fue 38 a 31. Qué dijeron los oradores que expusieron en el histórico debate nacional.


El Senado no aprobó el proyecto para la legalización del aborto con 38 votos en contra y 31 a favor. De esta forma, luego de una histórica sesión de más de 16 horas, la iniciativa no se convirtió el ley y no podrá ser tratada hasta el año próximo.

Durante horas, miles de manifestantes que estaban a favor y en contra de la medida desafiaron la intensa lluvia y el frío para seguir el debate en las pantallas gigantes instaladas en el exterior del Congreso.

Las concentraciones fueron en gran parte pacíficas pero, tras la votación, pequeños grupos de manifestantes se enfrentaron con la policía, arrojando bombas molotov a lo que los agentes respondieron con gases lacrimógenos.

TOPSHOT – A TV grab taken from Argentina’s official broadcast channel displays the rejection of the bill to legalize abortion in a screen of the Senate at Congress in Buenos Aires, on August 9, 2018. – Argentine senators on Thursday voted against legalizing abortion in the homeland of Pope Francis, dashing the hopes of women’s rights groups after the bill was approved by Congress’s lower house in June. According to an official tally, 38 senators voted against, 31 in favor, while two abstained. (Photo by HO / ARGENTINE PRESIDENCY / AFP) / RESTRICTED TO EDITORIAL USE – MANDATORY CREDIT “AFP PHOTO / ARGENTINIAN PRESIDENCY / TV GRAB” – NO MARKETING NO ADVERTISING CAMPAIGNS – DISTRIBUTED AS A SERVICE TO CLIENTS

El resumen de los discursos de los senadores:

Mario Fiad, de la UCR fue el encargado de abrir el debate y dijo que “no quedan dudas de que el inicio a la vida es desde el momento de la concepción” y justificó que el proyecto de legalización del aborto no tiene en cuenta a la persona que está por nacer. 

Luego aseguró que de convertirla en ley, “cualquier situación de enfermedad, angustia y aflicción podría ser invocada para demandar el aborto en cualquier momento del embarazo”. 

Luego fue el turno del entrerriano Pedro Gustavino que apuntó contra los mensaje que recibió por apoyar el proyecto: “Me la pasé esquivando crucifijos de un sector de la Iglesia, que quizás sea el mismo que miraba para otro lado cuando desaparecían y torturaban embarazadas o cuando estaba preso en Santa Fe me preguntaba si tenía algo para ‘confesar’ o si quería arrepentirme”..

Antes de cerrar su discurso, dijo que los abortos clandestinos ponen en riesgo la vida de los que recurren a esta práctica, muchas veces en condiciones infrahumanas. “La ley vigente ignora, desampara y castiga a las mujeres”, aseguró.

Dalmacio Mera, de Catamarca, confirmó que votará en contra del aborto legal y apuntó contra la cantidad de semanas donde se podría interrumpir un embarazo. “No escuché en el debate qué sustancia mágica se provoca ni en la semana 12 ni en la 14 para que una vida valga más o menos a partir de ese momento” y agregó que no se está solucionando ningún problema con esta ley. 

La senadora pampeana Norma Durango resaltó que se esté debatiendo el tema en el recinto. “No estoy a favor del aborto, estoy a favor de la despenalización por una razón fundamental: las mujeres abortan. Y muchas veces lo hacen sin el acompañamiento del Estado, en un marco de clandestinidad que no podemos permitir más”, indicó.

Inés Briuzuela y Doria dijo que está en contra del proyecto porque no se trata de despenalizar a la mujer, sino de legalizar el aborto. “Proponen sacrificar la vida en gestación y privilegiar la autonomía de voluntad de la persona gestante, en lugar de buscar medios para atacar las causas que llevan a esa situación. Es un atajo”.

Por su parte, Ana Claudia Almirón sostuvo que “esta ley no obliga a nadie a abortar. Se pretende que todas las mujeres gestantes tengan una alternativa segura. Si sale a la luz un aborto se estigmatiza”.

“No quiero dejar de mencionar que esta lucha es una demanda histórica del movimiento de mujeres”, destacó. En tanto, Esteban Bullrich remarcó: “¿Qué es la vida? Es lo que nos hace estar hoy acá. Sin vida, el resto no existe. Sabemos que hay mujeres que toman la trágica decisión de abortar. Pero sin maternidad no tenemos futuro. El aborto es un fracaso social. La maternidad no debería ser un problema”.

Y añadió: “Este proyecto de ley es malo y no apunta a reducir el aborto. Legaliza el fracaso. El camino a resolver las tragedias es trabajar juntos. Creen que iluminar algo oscuro va a hacerlo menos trágico. No, no es así. No vamos a hacer menos trágico el aborto porque se haga en un quirófano. Empobrece a este Senado que haya senadores que durante este debate nos hayan pedido que dejemos de lado nuestras convicciones“.

Luego, Ana María Ianni explicó: “Hoy espero que el Senado esté a la altura de la madurez social y dé un debate tolerante y respetuoso y logremos la mejor ley posible, porque todos y todas estamos a favor de la vida. Que sea ley”.

Minutos después, fue el turno de Rodolfo Urtubey quien aseguró: “Convicciones tenemos todos. Pero es tanto un dogma el de creer en el derecho absoluto a la vida o en el derecho a decidir. Hasta se podría decir que si hay un derecho absoluto, hay un dogma atrás. Creo en la cosa evolutiva, quizás por mi pertenencia política, estoy entre la evolución y la revolución. Creo en el derecho como evolución, y creo que la sociedad argentina estaba lista para este debate”.

“En este proyecto veo una inconstitucionalidad de la que no hemos hablado. No se visualiza el humano cuando es un embrión. No hemos mirado la enorme vulnerabilidad que tiene este proyecto respecto de aquello que nosotros tomamos como niño”, remarcó Magdalena Solari Quintana.

Mientras que, Sigrid Kunath afirmó: “La existencia del aborto clandestino no se puede discutir. Decimos con la responsabilidad que tenemos es: asumamos esta realidad y demos un paso hacia adelante”.

José Ojeda, de Tierra del Fuego, exclamó: “Nada va a cambiar is esta ley no se aprueba. Las mujeres que decidan abortar, cualquiera sea la razón, seguirán viéndose obligadas a arriesgar su vida, porque como Estado no fuimos capaces de brindarle ninguna respuesta”.

“Más allá de la terminología: embrión, feto o niño por nacer, es un ser humano cuya existencia comenzó al momento de la concepción. Solo le falta tiempo y alimento para madurar”, indicó Ada Itúrrez de Capellini, quien se manifestó en contra de la ley. 

Por su parte, Nancy González, remarcó: “”A los que me pidieron que mate a mis hijos y mis nietos, les digo que me fortalecieron. Me demostró que lo estaba en mis convicciones para votar no estaba errada. Soy católica pero cuando me votaron no lo hicieron por católica. Voto con la profunda convicción que me da el peronismo, que es la ampliación de derechos”.

“Estamos con un dilema. Un problema puede o no tener solución. Estamos en un dilema de tensión de derechos. Cualquiera de las alternativas de acción que surjan no va a convencer a todos. Debemos ser muy medidos, cautos y tolerantes con la opinión de cada uno”, argumentó Julio Cobos.

Luego, Beatriz Mirkin, de Tucumán, sumó: “Quiero ver qué pasa si salimos sin ley, ¿Qué vamos a hacer mañana? ¿Vamos a seguir penalizando a las mujeres que llegan con abortos mal hechos? Pasa todos los días. La ley no obliga a ninguna mujer a abortar. Obliga al Estado a que no haya más abortos clandestinos”.

Cerca de las 16, Inés Pilatti, de Chaco, expuso a favor de la legalización: “”Fueron mis hijos los que me abrieron la cabeza. Obviamente a este enfoque inicial ayudaron las miles de mujeres que a lo largo y ancho del país que han militado y han levantado esta bandera”.

Mientras que, Humberto Schiavoni respondió: “La criminalización del aborto ha fracasado con una vigencia de casi 100 años, ha fracasado. Es una realidad cruel porque se realiza con un grave daño a la salud reproductiva y la salud moral de esta mujer: nunca se sale indemne de estas experiencias”.

Gerardo Montenegro, expuso en contra y expresó: “El embarazo no deseado es un fracaso de nuestra sociedad. A mí me han votado los electores, no mis hijos. No puedo menos que reflexionar de dónde venimos como partido político y como sociedad, y a donde queremos ir”.

Cristina López Valverde, sentenció: “Este voto negativo será porque soy conservadora, será porque me quedé en el tiempo, será porque tengo mis años. No lo sé, tal vez. Pero algo tengo seguro y este voto tiene que ver con mi función parlamentaria. Un grupo de sanjuaninos me eligió para que esté aquí y a lo largo de mis campañas y mi trayectoria política nunca negué mi postura al respecto. En ese sentido estoy tranquila”.

Por Neuquén, en tanto, Guillermo Pereyra reveló: “”Después de esto qué? ¿Qué es lo que pasa? Supongamos que no va a ser aprobada la ley. ¡Va a seguir existiendo el aborto o no? Va a seguir existiendo, claro que si, pero en forma clandestina. No creo que sea para defender la dos vidas la otra expresión”.

“El debate es si ese embrión, ese ser en gestación, es persona o no. Una vez que el espermatozoide ingresa al gameto femenino, los pro-núcleos masculino y femenino entran en contacto estrecho y replican su ADN. Esa unión genera una nueva célula llamada cigoto. Esa nueva célula poseé una identidad genética propia, diferente a los que le transmitieron la vida y la calidad de regular su propio desarrollo, el cual si no se interrumpe, irá alcanzado todos los estados evolutivos del ser vivo hasta su muerte natural. Esta es la cuestión central”, subrayó Pedro Baillard Poccard, de Corrientes.

Carlos Caserio, de Córdoba, apuntó: “Hace 40 años que Italia permite y despenalizó el aborto. Hace 40 años que, en el país donde las raíces católicas más fuertes, se puede hacer. Las mujeres que consideran que lo necesitan lo hacen, y las que no, no lo hacen. Es un crecimiento en la visión, en la defensa de los derechos de los seres humanos”.

“En la Constitución de mi provincia también está previsto que se considera vida desde el momento de la concepción. Si votaría a favor de esta ley estaría faltando a mi juramento como senador de la nación. Estos son los valores instituciones que me mueven para ir en contra”, expresó Alfredo de Angeli.

Minutos después, María Tapia agregó: “No puedo ver nada más lejano al empoderamiento a las mujeres que este proyecto. este debate que nos marcó a la sociedad toda. Nos llevó a estar en un punto de inflexión. Nos tenemos que preguntar qué tipo de sociedad queremos”.

El senador del PJ por Chaco, Eduardo Aguilar, habló cerca de las 17 y explicó: “Contra lo que afirma el prejuicio de algunos, enfrentamos el debate sobre una ley urgente de salud, que cuida la salud de las que menos tienen en Argentina, y enfrentamos la necesidad de legislar sobre una conducta que es individual”.

“Como militante siempre trabajé en defensa de los derechos de la mujer y puedan dar testimonio de ello miles de mujeres en mi provincia. Sin embargo, pongo a disposición mi renuncia a la Comisión Banca de la Mujer”, expresó la senadora de Catamarca, Inés Blas.

Por su parte, la senadora Pamela Versay de Mendoza aseveró: “El hecho es anterior al derecho. No es que hay abortos porque hay ley, estamos buscando una ley porque hay abortos clandestinos. El sistema tal cual está hoy fracasó y sería muy grave dejar todo tal como está”.

Y agregó: “Las mismas fuerzas que se oponían en su momento a la Ley de Educación Sexual Integral son las mismas que se están oponiendo hoy a la interrupción voluntaria del embarazo”.

Mientras Versay quería continuar con su exposición, se vivió un tenso cruce entre Gabriela Michetti y el radical Luis Naidenoff sobre la conducción del debate.

En contra del proyecto, Roberto Basualdo (Cambiemos-San Juan) sostuvo:  “Trabajar sobre la prevención es lo fundamental, trabajar con la Ley de Educación Sexual Integral y no únicamente con la gente carenciada porque entre la gente de alto nivel adquisitivo también hay aborto”.

“Si esta ley no sale, sin lugar a dudas el aborto se seguirá practicando y este parlamento será responsable de las muertes que se seguirán produciendo en la Argentina”, advirtió la senadora Marilin Sacnun, por la provincia de Santa Fe.

Por su parte, la senadora Anabel Sagasti de Mendoza reparó: “Los que se oponen a esta ley son los mismos sectores que se oponen a que en las escuelas públicas se brinde educación sexual. Que esa sea la solución que impulsen quienes están a favor del aborto clandestino es hipócrita”.

“Pidamos un Estado presente que acompañe a la mujer pobre, a la mujer vulnerable, que acompañe a la crianza de los chicos y que podamos tener la mejor de las leyes cuidando, de verdad, las dos vidas”, afirmó Silvia Giacoppo, senadora de la provincia de Jujuy.

“Queremos todos salvar las dos vidas y no estamos salvando ninguna. Todos sabemos que se trata de muertes evitables y no podemos esperar ni un minuto más”, subrayó Gladys González, senadora por Buenos Aires quien acompañará al proyecto y se emocionó al justificar el por qué.

En la misma línea que la senadora, Juan Mario Pais sostuvo: “Entiendo que esta ley es necesaria y urgente y que, de ser sancionada, nos dará una sociedad un poco más justa, igualitaria y más digna para las mujeres”.

En contra del proyecto, Marta Varela, senadora por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Cambiemos) afirmó:”Hoy siento, como nunca, que formo parte y represento a un amplio sector de nuestro pueblo que defiende la vida en general: de hombres y mujeres, desde la concepción hasta la muerte”.

“Les agradezco a todos los que me respetaron y me dieron el tiempo necesario para llegar a esta decisión, debemos poder trabajar abrazados en la diversidad y sin violencia”, afirmó Silvina García Larraburu, de Río Nengro. La senadora había anunciado que, como parte del bloque de Unidad Ciudadana, votaría a favor y esta semana modificó su postura.

En tanto, Omar Perotti de Santa Fe anunció que presentó otro proyecto de ley y sostuvo: “La media sanción que estamos tratando hoy es la que tenemos que votar y no esa no es una opción para mí. Así como tampoco es una opción para mí el no por el no”.

“Esta media sanción que viene de Diputados tiene una visión centralista y unitaria, atropella las competencias que son propias de las provincias en salud y en educación”, advirtió Claudio Javier Poggi, senador de San Luis.

Por su parte, la senadora por Neuquén, Lucila Crexell,una de las que se abstiene de votar afirmó: “Cuando manifesté que frente a este tema iba a abstenerme lo dije porque no veía un camino que pudiéramos acordar entre dos posiciones con enorme intransigencia, de ninguna manera pretendí no involucrarme”.

Marcelo Fuentes, senador de Neuquén sostuvo: “Es evidente que la mayoría de las exposiciones ha tomado el camino de la lógica formal jurídica en la construcción de la norma y no ha tenido en cuenta lo que es la construcción material del derecho”.

Y sentenció: “En la plaza no se afloje ni un paso atrás. Esto sale. Si no es hoy, es mañana”.

“Hoy no tendremos ley. Esta no será la adecuada. No hay consenso. Pero respeto la dignidad y la no criminalización de la mujer. Y debe ser un tema que debemos abordar con consenso”, concluye Juan Carlos Romero, senador de Salta.​

Por su parte, Ernesto Martínez, por Córdoba, sentenció: “Se va a rechazar la media sanción efímeramente. Mañana será presente, será futuro, pasarán meses, pasará un año pero esto se va a sancionar”.

​Rubén Uñac, senador de San Juan declaró: “El embarazo es un tema de salud pública y debemos proteger y contener a la mujer embarazada. Adelanto mi voto negativo al proyecto”.

En tanto, el senador Alfredo Luenzo afirmó que votará a favor del proyecto. “Quienes dicen defender la vida desde la concepción no pueden sostener argumentos con respecto al embrión producto de una violación o de los embriones congelados para tratamientos de fertilización asistida”, señaló.

Y añadió: “Cuando en una difícil y muy personal decisión la mujer elige no ser madre no hay ley, Estado, ética, nada que lo frene, y a esa realidad asistimos”.

En sintonía con Luenzo, Daniel Lovera, senador de La Pampa vota a favor de la interrupción voluntaria del embarazo. “Como ya anticipé mi voto es estrictamente político, cargado de la responsabilidad en nombre de la representatividad para la cual he sido electo”, afirmó.

“La división acá en el Senado es evidente y es evidente que este proyecto que estamos tratando no tiene consenso”, sentenció el senador Federico Pinedo, que vota en contra.

Y agregó: “¿Cualquier deseo justifica la eliminación de la vida del niño? La eugenesia, terminar con la vida de un chico enfermo ¿es un deseo equiparable con la vida del niño? ¿vale más? Por lo menos es opinable”.

“¿Tenemos algún argumento para sostener que la sociedad argentina del siglo XIX es igual a la del año 1921? Con honestidad podemos argüir que fracasó estrepitosamente el concepto de penalización, que la prohibición penal no ha servido para nada”, advirtió el senador por Catamarca, Oscar Castillo.

​Jose Mayans, senador de Formosa analizó: “Le agradezco a mi madre, no haberme quitado el derecho a vivir” para aclarar su postura en contra. 

Ángel Rozas, representante de Chaco, comentó “La maduración de la sociedad se dará cuando se tenga que dar, mi voto es negativo”. 

“En esta votación quedaron muchos Senadores comprometidos, mal vistos opinen como opinen, por eso exprese como única vez que estoy en defensa de las dos vidas” dijo Maurice Closs de Misiones.

Fernando Solanas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires  primero se cruzó con la presidente de la Cámara Gabrila Michetti por haberle prohibido el ingresó a Nora Cortiñas.

Luego fue determinante al decir “En todos los debates del aborto, se habló de todo, menos de la mujer. Hay miles de mujeres que no tienen otra opción que el aborto clandestino, sinceremos el discurso”. También cargó contra el arzobispo Mario Poli y la misa que realizó  “Usted tiene el derecho a meterse con los fieles, pero yo como Senador Nacional, le digo que de nosotros no puede hablar. La iglesia sabía tantas cosas y no los vimos en las calles marchando”. 

María Magdalena Odarda, representante de Río Negro usó una frase popular para dar a conocer su voto: “Nadie se arrepiente de ser valiente, más en este momento histórico” y agregó “Penar el aborto no llevo a ningún lugar, es momento que nuestra sociedad se haga cargo”. 

“Cuando hicimos los primeros tratados sobre la concepción, yo estaba presente, y acordamos respetar la vida desde la concepción, por eso mi voto es negativo” recordó Adolfo Rodríguez Saá, de San Luis. 

Maria Cristina Fiore, de Salta opinó: “Dios nos ilumine, en este camino de Unión y encontremos la respuesta. No me gustaría que esta ley se apruebe por descarte”. 

Llegado el turno de Cristina Kirchner, la ex presidenta dijo”Nunca es gratis oponerse o trabajar contra el statu quo. Siempre he votado por la vida, he gobernado por y para la vida“. 

Miguel Ángel Pichetto, de Río Negro sostuvo: “El hecho del tratado, que sostiene que la constitución esta en contra del aborto, es una mentira. El código no establece eso, y ese invento fue en contra de esta decisión, hasta la comprometió. La interrupción del embarazo esta habilitada”. 

Silvia Elías de Pérez ​(Tucumán) fue muy clara al comunicar: “Quieren plantear una nueva forma de discriminación, quieren quitarnos el derecho a la vida. Yo creo que la vida humana no tiene banderas políticas, nadie, ni nada puede elegir sobre una vida”. 

Por último Luís Naidenoff, de Formosa aclaró: “No hay nada mas indigno que avalar lo clandestino.

Finalmente la votación decreto un 38 a 31, a favor del no, lo que produjo el veto a la ley. 





Comentarios