Con 129 votos a favor y 125 en contra, el proyecto contó con una maratónica jornada de debate.


La Cámara de Diputados aprobó en general por 129 votos a favor y 125 en contra, con una abstención, la legalización del aborto, en medio de los aplausos de los legisladores que impulsaron el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14.

Es histórico: es la primera vez en la Argentina en que la despenalización del aborto obtiene la media sanción de una cámara del Congreso. Ahora, pasará al Senado.

Luego de más de 23 horas de debate, la Cámara baja logró aprobar el proyecto y luego discutieron en particular la iniciativa que consta de 22 artículos.

Si bien inicialmente el tablero había marcado 131 votos favorables contra 123 en contra dentro del recinto, finalmente la votación resultó 129 contra 125, debido a que dos de los votos fueron mal registrados y se debió corregir el sentido de ambos sufragios.

Tras la aprobación de cada artículo en particular, el proyecto fue girado al Senado, donde deberá seguir el mismo trámite, con la discusión en comisión de la iniciativa antes de llegar al recinto para eventualmente, y de contar con los votos necesarios, convertirse en ley.

A las 8.20 de la mañana, cuando entre los pañuelos verdes había caras largas y llanto, la tendencia de la votación del aborto legal se revirtió completamente. Ahora el proyecto reúne 128 apoyos contra 126 rechazos, sin indecisos y con una sola abstención.

El inesperado giro se produjo luego de que el diputado pampeano Sergio Ziliotto, del PJ, anunció en Twitter que Melina Delú y Ariel Rauschenberger, también justicialistas pampeanos, cambiarán su voto en contra por votos a favor.

En tanto, una de las primeras diputada firmantes del proyecto de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, la diputada de Libres del Sur Victoria Donda realizó un enfático discurso al señalar que la discusión es “aborto legal o aborto clandestino” y advirtió que “quienes votan por el no a la legalización están votando por el clandestino: los que defienden las dos vidas no defienden las dos vidas defienden el estatus quo”.

El diputado del Frente para la Victoria José Luis Gioja se manifestó contra la legalización del aborto al sostener que “el que está concebido para nacer, debe nacer” y pidió “no usar a los pobres sino trabajar en forma conjunta para solucionar los problemas que tienen los más humildes”.

Desde la izquierda, Romina del Plá señaló que el Parlamento hoy trata el proyecto de despenalización del aborto como consencuencia de la “gran movilización popular que se está expresando en todo el país” y señalo que “el aborto clandestino es una herramienta de control social”.

La kirchnerista Mayra Mendoza les habló “a los peronistas que aún están en duda”: “Recuerden a Evita. Planteaba ‘donde hay una necesidad hay un derecho’. Hoy hay una necesidad de terminar con muertes evitables de mujeres. Hay un derecho al aborto legal

El diputado Losteau del partido Evolución cerró su discurso pronunciándose a favor de la despenalización del aborto y recordó a su compañera fallecida, Débora Pérez Volpin y dijo: “Lamento que no esté entre nosotros, sobre todo para verlo, pero también para militarlo, por su carisma y su calidad humana”.

El diputado José Luis Ramón cambió su postura sobre el aborto y fue expulsado por Lousteau del bloque. En su exposición explicó que el cambió de su opinión: “En mi promesa de campaña, yo dije que estaba a favor de la vida y que no se podía despenalizar el aborto. Voy a cumplir y el voto es por la negativa”.

En la otra vereda, hablo la diputada por San Luis, Ivana Bianchi. Cuando terminó, rompió en llanto “por las mujeres que no pueden concebir”.

En el mismo sentido, Martín Maquieyra, diputado del PRO en La Pampa apuntó contra los diputados que “peregrinan” a Roma y reniegan de la religión. “No se trata de una religión o una ideología; se trata de humanidad, de valores morales“. Luego, se refirió a los casos de Chile y Uruguay: “Estos países han podido trabajar y bajar la cantidad de embarazos no deseados y de abortos antes de aprobar la ley de aborto”.

Organizaciones de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, por un lado, y Provida, por otro, ocuparon la Plaza del Congreso, separadas por un vallado y corredor de seguridad.

Las reacciones en la calle tras la votación

Con la colaboración de Juan José Domínguez desde el Congreso.






Comentarios