El líder de la agrupación Miles no aguantó la tristeza que le provoca continuar tras las rejas. Escuchalo. 


Detenido en la cárcel de Ezeiza desde el 7 de diciembre de 2017, el dirigente sindical Luis D’Elía protagonizó una entrevista radial con la periodista Cynthia García (Radio Caput) en la que no aguantó la tristeza y rompió en llanto al aire. 

Al ser consultado sobre qué es lo primero que haría cuando recupere la libertad, D’Elía comenzó a quebrarse cuando comparó el actual Gobierno con la última dictadura que azotó al país. “Yo soy medio blandito. Pero a los compañeros que nos precedieron en la historia del pueblo, a ellos los mataron a todos. Nosotros estamos vivos y estamos acá, con mucha dignidad. A nuestros compañeros los mataron a todos, a todos, los secuestraron, los torturaron, los tiraron de los aviones, hicieron cualquier cosa”, expresó entre lágrimas el líder de la agrupación Miles. 

Luis D’Elía fue detenido en el marco de la causa por la cual el juez federal Claudio Bonadio dictó el procesamiento con prisión preventiva de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), acusada de supuesto encubrimiento a Irán en el atentado a la mutual judía AMIA en 1994. Foto: Laura Cano/telam/dpa

Respecto a sus días en prisión, D’Elía describió cómo se vive entre las rejas: “Hace cuatro meses que no me veo en un espejo. Acá en la cárcel no hay espejos. Esto es una tumba, cualquier cárcel es una tumba por más que sea prolijita. De golpe te quedaste sin tus hijos, sin tu familia, sin tus compañeros, sin tu organización, sin tu militancia, sin tu vida, sentís que te robaron todo y más en el contexto nuestro en medio de una enorme arbitrariedad”.

En tanto, el detenido en el marco de la causa por presunto encubrimiento del atentado a la AMIA, se volvió a calificar como un preso político. “Siento una enorme venganza oligárquica, estoy preso acá por kirchnerista, por haber bancado un proyecto 12 años que le trajo acumulación, avance a la clase trabajadora”, argumentó su pensamiento. 

“Acá algún genocida queda, y algún genocida volvió, pero los jefes de los genocidas que son muchos de estos que nos gobiernan ahora, no están acá. Los ricos no están en las cárceles”, se quejó y cerró. 




Comentarios