Tras dar a luz, sufrió una complicación que por poco le cuesta la vida.


La tenista Serena Williams se refirió al nacimiento de su hijo, Alexis Olympia Ohanian Jr. y reconoció: “Casi me muero después de dar a luz“.

Es que la menor de las hermanas Williams sufrió una embolia pulmonar que le provocó una fuerte tos que hizo que los puntos de la cesárea se abrieran.

Tras un embarazo fácil, mi hija nació por cesárea de emergencia, al bajar drásticamente su ritmo cardíaco durante las contracciones. La intervención estuvo bien. Tener a Olympia entre mis brazos fue la experiencia más increíble que ha sentido en mi vida. Pero lo que sucedió pasadas 24 horas del parto fueron seis días de incertidumbre“, relató Serena.

Y agregó: “Los médicos encontraron un gran hematoma y sangre coagulada en mi abdomen, por lo que tuve que volver a operarme para evitar que los coágulos fuesen a mis pulmones. Tengo la suerte de haber sobrevivido… Los médico sabían exactamente qué hacer ante cada situación. Si no fuera por su cuidado profesional, hoy no estaría aquí“.

Tras ganar el Abierto de Australia 2017, Serena hizo un parate para poder ser madre. Ya embarazada, ganó su Grand Slam N° 23 y se retiró del circuito, y en septiembre nació su hija.





Comentarios