El exfutbolista Oscar Ruggeri recordó hoy en el programa en el que es panelista, 90 minutos, su pase de Boca a River de hace 35 años atrás, una decisión casi impensada en los días que corren.

No fue el único: él y Ricardo Gareca fueron de Boca a River mientras que Carlos Daniel Tapia y Julio Olarticoechea hicieron lo mismo pero a la inversa. La decisión del "Cabezón" no le costó barata.

"Me quemaron la casa los hinchas de Boca. Se quemó mi vieja, me quemaron un coche", contó tiempo atrás, además de afirmar que fue a buscar al jefe de la banda que estaba detrás del incendio: "Fui a la casa del Abuelo (jefe de la barra de Boca de entonces). Vivía en San Justo. Yo tenía 24 años. Fui a la casa y hable con él. Yo estaba como loco y me dijo que su banda no quemó la casa, que la quemaron unos pibitos, que no los podían parar. Yo le contesté: 'Me vuelve a pasar cualquier cosa, vengo y hago un quilombo acá en tu casa. No me importa nada, viejo, madre, todo", relató.

Este miércoles, Ruggeri volvió a retomar el tema y fue lapidario contra el club xeneize: "Yo quería jugar en un grande como River. Boca era de lo peor, de lo peor que había. Yo quería jugar al fútbol en un grande, feliz de la vida de tomar esa decisión. Yo no estaba en un grande, en ese momento no. Seis años jugué en Boca, cobré una vez", contó.

"Cuando llegué a River, llegué a Europa. Parecía Europa. Cobraban, tenían ropa, había premios económicos. En Boca nos amenazaba la barra, teníamos que escribir los números en la camiseta. Los de Boca piensan que soy un traidor, qué querés que haga, no lo voy a tratar de cambiar", continuó.

Y concluyó: "A mi con River me cambió la vida. Gané todo los trofeos que jugamos, llegué a la Selección. Pase de un club chiquito a uno grande. Fue un paso muy grande en mi carrera. Nunca firmé un contrato, solo una vez. Jugué tres años con un contrato de chico. No teníamos ropa. Íbamos al estadio en auto. River era Europa, distinto".