En el proyecto de ley para mejorar el etiquetado frontal de los alimentos comercializados en la Argentina, pusieron especial atención en el sodio a la hora de mirar las tablas nutricionales de todo lo que se consume en el país.

Según la licenciada en Nutrición y docente de la Universidad Nacional de La Matanza, Dana Watson, "la ingesta excesiva de sal constituye uno de los principales factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares".

Etiqueta frontal. (Foto: Mario Jasso/Cuartoscuro)

"Se han demostrado efectos positivos ante la disminución del consumo de sodio sobre los niveles de presión arterial, riesgo de infarto y mortalidad a nivel poblacional", agregó.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no superar los cinco gramos diarios. Sin embargo, los argentinos consumen entre 11 y 12 gramos de sal por día, de acuerdo a lo que consignó la agencia CTyS-UNLaM.

Evitar los fiambres, determinados tipos de queso, los snacks y ciertas conservas como las anchoas o las aceitunas pueden hacer la diferencia.