Por primera vez desde el inicio de la pandemia de coronavirus, el presidente Alberto Fernández anunció la extensión de la cuarentena desde el interior del país. Será por otras dos semanas, hasta el 8 de noviembre.

​"Vamos a seguir 14 días más como estamos hoy", explicó Fernández desde Posadas, Misiones, donde realizó una serie de actividades.

"No es una cuarentena, es un mecanismo de aislamiento para algunos y de distanciamiento social para otros y de a poco vamos abriendo actividades", agregó el jefe de Estado al hablar junto al gobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, y el ministro de Salud, Gines González García.

El anuncio estuvo enfocado en las zonas del país con mayor crecimiento de contagios en los últimos días: Santa Fe, Rosario, Córdoba, Gran Córdoba, Neuquén, Gran Neuquén, Mendoza y Río Negro. Allí se reforzará el aislamiento social y se dejará bajo criterio de los gobernadores la forma de implementarlo.

"Decidí concentrar el esfuerzo en las ocho provincias donde se concentra el 55 por ciento de los contagios", explicó el mandatario, que reiteró que "estamos lejos de haber solucionado el problema".

En la previa, el mandatario se reunió de manera virtual con los gobernadores de las provincias más afectadas. Del encuentro participaron también el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y Ginés González García.

Los gobernadores de las provincias que concentran el 55% de los casos de todo el país pidieron colaboración para reforzar los testeos y aumentar el personal de la Salud.

Mientras tanto, la provincia y la Ciudad de Buenos Aires lograron amesetar la curva y negocian nuevas aperturas de actividades. Axel Kicillof ratificó la apertura gradual de nuevas actividades, de forma escalonada durante noviembre.

Por su parte, Horacio Rodríguez Larreta presentará una propuesta para habilitar restaurantes y gimnasios, además de un cronograma para que todos los alumnos porteños tengan algún tipo de contacto con docentes y compañeros antes de que termine el ciclo escolar.