Por la Red Federal contra la Desinformación (RedDES).


Circula por WhatsApp y Facebook un video viral del canal argentino TLV1 donde se difunde una entrevista del portal Tierra Pura a la médica Mariana Colombres Garmendia, quien denuncia el sobreregistro de los números de contagiados y muertos por la enfermedad COVID-19 en la Argentina, y dice que el Gobierno bonaerense le paga a los médicos o instituciones por hacerlo con el supuesto fin de extender la cuarentena.

En Facebook el video tiene hasta ahora 35 mil compartidos (acá y acá) y fue publicado por diversos portales (acá y acá). La pieza también llegó reiteradas veces al número de WhatsApp de Chequeado (+54 9 11 3679-0690) para ser verificada.

RedDES pudo comprobar por qué algunos de los argumentos de la doctora están tergiversados y otros, son falsos. Primero, no hay registros de que el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, haya publicado un comunicado para brindar un bono al sector sanitario público y privado “por cada paciente ingresado con diagnóstico de COVID y por cada muerto con diagnóstico del virus”, contrariamente a lo que señala Colombres Garmendia en la entrevista.

Además, si bien las experiencias que relata -que no tienen ningún tipo de referencia de lugar y fecha- podrían llegar a ser verídicas, no son razón suficiente para decir que el Gobierno está “inflando” los casos y muertes por COVID. Los pacientes se ingresan como casos sospechosos, siguiendo la definición del Ministerio de Salud de la Nación, cuando tienen síntomas compatibles con los de dicha enfermedad, pero no se registran como caso confirmado si no tienen un test de PCR positivo, según el protocolo de la cartera sanitaria.

Sobre el registro de las muertes por la COVID-19, el Ministerio de Salud de la Nación registra los casos de la misma manera que recomiendan las Directrices Internacionales para la Certificación y Clasificación de COVID-19 como Causa de Muerte de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Quién es la doctora Colombres Garmendia

Mariana Colombres Garmendia es una médica argentina matriculada en 3 jurisdicciones según el Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino (SISA): Provincia de Buenos Aires, Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Tierra del Fuego. Según publicó el portal Tierra Pura “trabaja en una ambulancia intensiva, 4 días a la semana y 12 horas” en la Provincia de Buenos Aires.

Colombres Garmendia formó parte de los 40 profesionales agrupados en “Epidemiólogos Argentinos Metadisciplinarios” que publicaron una carta el 14 de julio último cuestionando el aislamiento impuesto por el gobierno nacional. Esta carta fue publicada por Infobae, La Nación y Perfil.

RedDES se contactó con la médica para conocer más información sobre el detalle de sus denuncias, pero ella no quiso responder ante la consulta de este medio y dijo: “Sé que Chequeado lamentablemente es parte de los tentáculos de Soros y su Open Society, así que me vas a tener que disculpar pero no estoy disponible para eso….” (sic).

Un caso sospechoso no es un caso positivo

“Me pasó de llevar un paciente con un cuadro de insuficiencia cardíaca descompensada, sin fiebre y sin nada que se le parezca, y lo ingresaron bajo protocolo de COVID. Cuando cuestioné a la médica que lo hacía, la respuesta fue que tenían ‘órdenes’ de ingresar así a todos los pacientes con cuadros respiratorios”, cuenta el conductor al leer en voz alta parte de la entrevista de Tierra Pura a la médica Mariana Colombres Garmendia.

Ni en el video ni en la nota de Tierra Pura se dan datos acerca de los casos concretos denunciados por la doctora. El único caso en el que sí se da algún detalle es en el caso del niño con apendicitis: “Me pasó que al derivar este paciente [N. de la R.: un niño de 12 años con apendicitis] a la clínica de Olivos, lo ingresaron como ‘sospecha de COVID’ por tener fiebre”, contó la médica al portal Tierra Pura.

RedDES se contactó con el director de la Clínica Olivos, el doctor Pablo Dimitroff, quien explicó por qué lo que dice Colombres Garmendia está tergiversado: “Hay descriptos cuadros de dolor abdominal, con o sin diarrea, y COVID. No es que solamente tiene manifestación respiratoria. La existencia de un proceso infeccioso que genere fiebre a un paciente, hace que nosotros tengamos que ponerlo en el protocolo de un manejo de patología infecciosa, hacerle el hisopado y si le da positivo, será COVID, y si no, no será. Que se lo ponga en el protocolo de COVID no significa que ese paciente se informe como COVID positivo”, explicó el especialista.

“En el caso de que se tenga un cuadro clínico compatible con apendicitis, aunque sea un cuadro claro de apendicitis, se le va a hacer un examen de laboratorio, una ecografía y además se le va a hacer un hisopado. ¿Por qué? Muchas instituciones o cirujanos quieren saber si el paciente es portador de COVID-19”, explicó a RedDES el infectólogo del Hospital Muñiz, Tomás Orduna. El hisopado sirve, por ejemplo, en el caso de las internaciones para operaciones, con el fin de proteger al personal o al resto de los pacientes, aunque su indicación no es obligatoria en esos casos.

Además, cualquier patología no es calificada como sospechosa del nuevo coronavirus, como denuncia la médica, sino que se enmarcan en el protocolo de COVID-19 aquellos casos que coincidan con la sintomatología de dicha enfermedad, independientemente de que la impresión diagnóstica sea otra. En ese caso, cuando una institución hospitalaria detecta un caso sospechoso, es obligatorio notificar el caso y hacer la denuncia, como se explica en esta nota.

En el otro caso que cuenta la médica, un paciente con insuficiencia cardíaca, el cuadro se podría dar con tos y deficiencia respiratoria, 2 de los síntomas compatibles con la definición de caso sospechoso, explicó Dimitroff.

No existe tal comunicado del gobierno bonaerense

Según el video viral, la médica denuncia además que “el gobernador Kicillof hizo un comunicado oficial en el que dijo que tanto el sector público como privado iba a recibir un ‘dinero especial’ por cada paciente ingresado con diagnóstico de COVID y por cada muerto con diagnóstico del virus”.

“El Federal Noticias”, uno de los portales que publicaron el contenido, hizo referencia a un anuncio oficial del gobernador bonaerense donde establece una ayuda especial para las clínicas privadas que ya tenían convenio con IOMA con el objetivo de que dichos establecimientos resguarden camas de internación (internación de piso y UTI) para pacientes con COVID. Uno de los ejes de la asistencia implica una incorporación de un “módulo COVID”, es decir, que las clínicas puedan facturar con otro valor a la obra social por los pacientes con dicha enfermedad.

Pero esto no implica una mayor cantidad de pacientes, sino que ese módulo está pensado para cubrir los gastos de la clínica en estos casos, que son mayores a los de los pacientes que se internan por otras patologías. “La atención del paciente COVID requiere la utilización de un equipo de protección personal especial, con un recambio permanente, y el aislamiento individual de los pacientes sospechosos y confirmados inhabilita la utilización de camas en habitaciones compartidas y la sectorización de las instituciones de salud desencadena de las mismas consecuencias”, argumentaron desde IOMA.

RedDES consultó al Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires respecto al supuesto comunicado al que se refiere Colombres Garmendia y desde allí explicaron que este no existe.

Orduna, parte del comité de expertos que asesora al Gobierno bonaerense, dijo a este medio desconocer la supuesta medida. “Si fuera tal como dice la señora colega tendríamos 15 mil casos por día, los números se inflarían para arriba. Estamos todos traccionando, queriendo que los casos bajen de una vez por todas. Esta señora dice que los gobernadores quieren tener más casos por tener más casos. Me parece que son teorías conspirativas”, argumentó Orduna.

Desde el Ministerio de Salud bonaerense confirmaron que sólo se entregó un bono a nivel nacional reglamentado en marzo para los meses de abril, mayo, junio y julio por un monto de $5 mil mensuales a trabajadores de la salud, “en instituciones asistenciales del sistema público, privado y de la seguridad social, abocados y abocadas al manejo de casos relacionados con la pandemia de COVID-19”.

En ningún lugar del Decreto N° 315/2020 se especifica que los médicos cobrarán más por cada muerto y por cada diagnosticado por la enfermedad, contrariamente a lo que afirma Colombres Garmendia.

Si el paciente tenía un enfermedad previa, es muerte por COVID

Por último, Colombres Garmenia señala que “en los certificados de defunción se ponen 3 causas de muerte, la inmediata, una mediata y una más alejada. Entonces, lo que están poniendo como causa inmediata de muerte es la infección por COVID y eso es lo que es falso”.

¿Cuándo una muerte se considera muerte por COVID? Cuando “resulta de una enfermedad clínicamente compatible con COVID-19 en una persona en la que se sospecha y/o está confirmada la enfermedad por COVID-19”, independientemente del estado de salud previo de la persona, explica un documento del Ministerio de Salud de la Nación.

Además, agrega: “Si la enfermedad por COVID-19 se produce en una persona con enfermedades preexistentes que pudieran verse agravadas por el curso de esta infección, deben ser atribuidas a COVID-19 y no a la enfermedad previa”.

Según explica el instructivo, “el registro se debe hacer ‘como de costumbre’ y anotar ‘Enfermedad por COVID-19’ en la línea más baja utilizada para que la misma ocupe el lugar de causa originaria o causa básica de muerte”, es decir, la causa que originó todo el cuadro que desencadenó en el fallecimiento del paciente, en el caso de que así sea.

La Guía de la cartera de salud nacional se elaboró siguiendo las Directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Entonces, la manera que se detalla en los certificados de defunción la muerte de una persona en el país no es distinta de la recomendación internacional.

La OMS es tajante en sus definiciones: “Una muerte por COVID-19 se define para fines de vigilancia como una muerte resultante de una enfermedad clínicamente compatible, en un caso COVID-19 probable o confirmado, a menos que exista una causa alternativa de muerte que no pueda estar relacionada con la enfermedad COVID (por ejemplo, un traumatismo)”, y agrega que “una muerte por COVID-19 no puede atribuirse a otra enfermedad (por ejemplo, cáncer) y debe contarse independientemente de las condiciones preexistentes que se sospechan que desencadenan un curso grave de COVID-19”.

Ninguno de los profesionales contactados por RedDES respaldó las afirmaciones de Colombres Garmendia. “Un paciente con una enfermedad pulmonar crónica se infecta de COVID. La chance del cuadro grave es altísima, y con eso la mortalidad. La doctora diría que lo mató la EPOC, pero yo diría que lo mató la COVID, sobre un paciente que tenía esa patología de base”, señaló Orduna.

Por otro lado, “un paciente se muere por insuficiencia respiratoria, neumonía intrahospitalaria, insuficiencia renal, pero lo que lo originó es la COVID. Es lógico que se anote que fallece por COVID aunque la causa inmediata de la muerte haya sido otra”, señaló en la misma línea Lautaro de Vedia, infectólogo del Hospital Muñiz y ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI).

Si querés estar mejor informado sobre la pandemia, entrá al Especial Coronavirus.

Esta nota fue producida por Lucía Gardel la Red Federal contra la Desinformación (RedDES), una red colaborativa federal de medios creada para producir y difundir verificaciones de rumores y contenidos falsos sobre coronavirus que están circulando a través de las redes sociales. Las vías de contacto son: por mail a redfederal@chequeado.com y /Chequeado en todas las redes. Si te llegó información sospechosa por WhatsApp podés enviarla al 11.3679.0690 para su verificación.




Comentarios