Los desmontes aumentaron durante el período de la cuarentena en la Argentina, según consta en la denuncia de la organización ecologista Greenpeace ante la Corte Suprema de Justicia. El objetivo es frenar la deforestación por afectar el hábitat de los últimos 20 yaguaretés que quedan en la región del Gran Chaco.

La medida cautelar presentada es por "daño grave e irreversible" e informa que entre el 15 de marzo y el 30 de junio de 2020 se deforestaron 21.275 hectáreas de bosques nativos en las provincias de Santiago del Estero, Salta, Formosa y Chaco (superficie similar a la de la ciudad de Buenos Aires).

Deforestación en el norte de la Argentina. (crédito: Greenpeace)

La organización advirtió al máximo tribunal del país que "dichas zonas desmontadas coinciden con el territorio y hábitat del yaguareté, poniendo cada vez más en riesgo su supervivencia, su propia existencia". Frente a esta situación, Greenpeace solicitó a la Corte que dicte "el inmediato cese, en la totalidad del territorio de las cuatro provincias demandadas, de cualquier tipo de actividad de desmonte de bosque nativo".

Desmonte en Salta. (crédito: Greenpeace)

"El desmonte no es una actividad esencial. Todo lo contrario, lo esencial es detenerlos. Más desmontes significan más enfermedades, más cambio climático, más inundaciones, más desalojos de comunidades campesinas e indígenas, y la desaparición de especies en peligro de extinción, como el yaguareté", aseguró Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace, en diálogo con Vía País.

Desmonte en Santiago del Estero. (crédito: Greenpeace)

"Resulta increíble que el desmonte no se detenga ni en cuarentena. Es por ello que necesitamos una rápida intervención de la Corte para detener los desmontes que están generando un daño gravísimo e irreversible", dijo por su parte Enrique Viale, asesor legal de Greenpeace y letrado patrocinante de la causa, en declaraciones a este medio.

Yaguarete. (crédito: Greenpeace)

Argentina es el país de América del Sur en el que quedan menos yaguaretés, cerca de 250 individuos; en la región del Gran Chaco se ha producido una importante disminución en los últimos diez años y hoy hay menos de 20.

Para poder sobrevivir, cada animal necesita aproximadamente 40.000 hectáreas de bosque continuo y en buen estado de conservación, una superficie similar a dos veces la Ciudad de Buenos Aires.

Reclamo judicial

Se trata de la primera vez en la historia jurídica de la Argentina que se realizó una acción judicial en nombre de una especie animal y de los Derechos de la Naturaleza.

La demanda fue realizada contra las provincias de Chaco, Salta, Formosa y Santiago del Estero y el Estado Nacional, por no cumplir la Ley Nacional de Bosques Nativos y no garantizar la supervivencia de la especie en la región del Gran Chaco argentino. En ese sentido, la Procuración General de la Nación ya dictaminó que la causa es jurisdicción de la Corte.

Los yaguaretés, en peligro. (crédito: Greenpeace)

El amparo incluye el pedido para que se garantice "Deforestación Cero" en los territorios donde vive la especie, se prohíba su degradación, fragmentación y deforestación; y se implemente un Plan de Manejo sobre el Yaguareté, como lo dispone la Ley Nacional Nº 25.463 que lo declara Monumento Natural Nacional.