Una enfermera, identificada como Yanina Marchesani, tuvo que caminar más de 10 kilómetros hasta su casa en San Clemente, debido a que en un retén de General Lavalle no la dejaron pasar por su labor.

La mujer se encontraba en La Plata para ir hasta una clínica privada de Ensenada y otra de Capital Federal, en las que trabaja.

Lo cierto es que en General Lavalle no le permitieron seguir (iba en el auto de un amigo) y la demoraron por más de cuatro horas, debido a que tenían la intención de ponerla en aislamiento. Entonces, al enfermera se negó, ya que poseía toda la documentación correspondiente.

Ante la imposibilidad de ir en auto, optó por ir a pie y no sólo eso: fue seguida por una camioneta municipal que la filmó en su recorrido.

"Se acercó un móvil municipal que intentó persuadirme de regresar al retén, a lo que me negué y me tuvieron como media hora esperando que me acerquen un permiso desde San Clemente, pero como ese permiso no llegaba y los agentes temblaban de frío, finalmente continué caminando", relató Yanina.