El entrenador campeón del mundo en 1986 se contagió en el geriátrico donde se encontraba alojado en la Ciudad de Buenos Aires.


Carlos Salvador Bilardo, entrenador que llevó a Argentina a la conquista del Mundial de México 1986, fue trasladado a una clínica este sábado luego de haber dado positivo el viernes de coronavirus.

Con un estado general bueno de salud y asintomático, el ex DT de 82 años fue derivado al Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento (IADT) para su mejor atención y para que pueda realizarse los estudios de rigor.

“Su estado es bueno y totalmente asintomático. Fue derivado para un mejor seguimiento médico”, le comentaron a la agencia EFE desde el entorno familiar de Bilardo, que el viernes fue uno de los once positivos en el geriátrico bonaerense ‘The Senior Home‘, donde residía.

(Foto: Juan MABROMATA / AFP)

El “Narigón” ya había sido testeado por Covid-19 hace unas semanas a raíz de la aparición de un caso en la residencia donde vive, pero entonces había dado negativo.

En las últimas horas fue sometido a nuevas pruebas que dieron positivo, pero “está bien, asintomático y de buen humor”, aseguraron sus familiares a Télam.

(STAFF / AFP)

Bilardo, símbolo de Estudiantes de La Plata, de 82 años de edad y que permanece solo y aislado en una habitación de la institución porteña, padece desde hace algunos años el síndrome de Hakim-Adams, una enfermedad neurológica.

Además del ex técnico, otras diez personas que viven en el geriátrico dieron positivo a los tests de detección del Covid-19.

(Twitter: @EdelpOficial)

La noticia de su contagio se replicó rápidamente en medios extranjeros, sobre todo en Colombia, donde Bilardo trabajó en su selección y en Deportivo Cali (lo llevó hasta la final de la Copa Libertadores de 1977, en la que perdió con Boca).

También en las redes sociales se reprodujeron las palabras de aliento al “Narigón“. “Fuerza Doctor“, fue el mensaje destinado al ex jugador de San Lorenzo, Español y Estudiantes y también ex DT de Boca, Sevilla de España y el seleccionado de Libia.




Comentarios