Son los hermanos José Jerónimo El Negro (39) y Carlos Saúl Díaz (33).


Dos de los condenados por el secuestro y crimen de Axel Blumberg en 2004 solicitaron el beneficio de la prisión domiciliaria, en el contexto de la pandemia de coronavirus. Se trata de los hermanos José Jerónimo “El Negro” (39) y Carlos Saúl Díaz (33).

El propio papá de Axel, Juan Carlos Blumberg, confirmó la noticia a Clarín. El mayor de los hermanos fue quien disparó y mató a Axel un baldío del barrio La Reja, de Moreno.

Juan Carlos Blumberg (Foto: Constanza Niscovolos, Clarín)

José Jerónimo “el Negro” Díaz recibió entonces la pena de prisión perpetua y está alojado en el pabellón 14 de la Unidad 7 de Resistencia, Chaco. Su hermano menor, Carlos Saúl, que tenía 17 años cuando fue detenido, fue condenado a 20 años de prisión y está alojado en la Colonia Penal de Ezeiza.

Los hermanos Díaz son dos de los cuatro miembros de la banda de Martín “El Oso” Peralta que continúan detenidos en cárceles federales.

El juicio, que se realizó en 2006 con 16 imputados, terminó con 12 condenados y cuatro absueltos. De esos 12, sólo ocho participaron del hecho de Blumberg y los otros cuatro fueron condenados por otros delitos o por los otros tres secuestros, los de Ana María Nordmann, Guillermo Ortiz de Rosas y Adrián Mondino.

El líder de la banda, “el Oso” Peralta (38), recibió reclusión perpetua y tiene otra condena a 22 años de prisión -unificada con la anterior-, que le impusieron en otro juicio por otros cuatro secuestros de 2003. Como líder de la banda, fue considerado el organizador de una asociación ilícita dedicada al secuestro extorsivo.

El caso, día por día

-17/03/04:

Axel tenía previsto pasar a buscar a su novia para ir al cine. A las 21.45 estacionó su Renault Clio verde en Dorrego al 1500 de Martínez, a metros del domicilio de la chica.

Mientras colocaba la barra traba volante fue abordado por los hermanos José y Carlos Díaz quienes, armados, se bajaron de un Volkswagen Gol que conducía Martín “El Oso” Peralta y de donde también descendió para doblar la chapa patente Mauro Maidana.

El joven fue introducido en el baúl del auto del “Oso” y, como no tenía celular con el que podían hacer un secuestro exprés, la banda decidió llevarlo cautivo a Goya 1408 del barrio Santa Paula, de Moreno, una de las casillas donde vivían los hermanos Díaz con sus novias.

Sergio Miño se sumó a la banda para ser el “cuidador” de Axel.

-18/03/04:

A las 8.37 José Díaz realizó el primer llamado extorsivo a la casa de Axel desde un locutorio de Del Viso.

Como el estudiante le había dicho que su papá había muerto, el secuestrador se sorprendió cuando lo atendió Juan Carlos Blumberg. Díaz preguntó por “María Elena”, la madre de Axel, pero el padre de la víctima dijo que no estaba y el captor avisó que la llamaría más tarde.

A las 9.17, Carlos Díaz realizó la segunda llamada desde otro locutorio de Del Viso y pidió 50.000 pesos de rescate por Axel.

Al regresar, Peralta y José Díaz le pegaron a Axel y jugaron a la ruleta rusa con él, molestos porque les había mentido.

-19/03/04:

La madre de Axel se entrevistó con el fiscal federal Jorge Sica en la fiscalía Antisecuestros de San Isidro, donde el funcionario le anticipó que su estrategia era “cortar el pago”.

Peralta, los Díaz y Miño salieron de noche a robar y consiguieron un Fiat Uno en el barrio Jardines de Moreno.

-20/03/04:

Con el Fiat Uno robado, a las 2.15 los delincuentes cometieron el secuestro exprés de Víctor Adrián Mondino en Los Polvorines, le robaron su camioneta Peugeot Partner y, luego de tres horas de cautiverio, lo liberaron en San Miguel, después de que su novia pagó mil pesos de rescate en Don Torcuato.

Con parte del rescate cobrado por Mondino, José Díaz y su pareja Andrea Mercado fueron a un shopping de Moreno y compraron dos teléfonos celulares para hacer los llamados extorsivos a la familia Blumberg.

El “Oso” asumió las negociaciones y por la noche llamó dos veces a Juan Carlos Blumberg, a quien amenazó con cortarle los dedos a Axel y bajó las pretensiones del rescate a 30.000 pesos.

-21/03/04:

Por la noche, Peralta, los Díaz y Miño salieron a hacer otro secuestro al voleo y la víctima fue el empresario de la firma Arcor Guillermo Ortiz de Rosas. Lo capturaron en Martínez, le robaron su automóvil blindando Volkswagen Passat y se lo llevaron cautivo al barrio Santa Paula, pero a otra casilla alquilada, en Einstein 1321, ya que en Goya 1408 seguía cautivo Axel.

-22/03/04:

La banda cobró esa madrugada más de lo pensado por el gerente de Arcor: 82.000 pesos.

A las 7, Ortiz de Rosas fue liberado en Pilar y en la fiscalía de Sica contó que los secuestradores tenían otra víctima a la que llamaban “gato” y que se habían quedado con su auto blindado.

A las 22, Peralta habló con Juan Carlos Blumberg para salir a buscar el pago y le dijo que llevara los casi 18.000 pesos que había juntado a la estación de servicio Rhasa ubicada en Panamericana y ruta 202.

El fiscal Sica ordenó un operativo con policías de la DDI de San Isidro y agentes de la SIDE con la premisa de “hacer cesar el delito”.

Blumberg se equivocó de estación de servicio y en vez de parar en la Rhasa fue a una YPF ubicada enfrente.

Peralta, los Díaz y Miño fueron al cobro en el Passat blindado robado a Ortiz de Rosas. No lo vieron a Blumberg, intentaron comunicarse con su celular pero lo habían anotado mal.

El fiscal Sica ordenó interceptar a los secuestradores. Se produjo un tiroteo de auto a auto y gracias al blindaje del Passat, la banda escapó a 200 kilómetros por hora por la Panamericana. Los secuestradores incendiaron el Passat en un descampado de Los Polvorines.

-23/03/04:

La banda decidió liberar a Axel sin cobrar el rescate, ya que había obtenido mucho dinero por el secuestro de Ortiz de Rosas.

A la 1.30 le dijeron a Axel que les habían disparado por su culpa y que lo iban a soltar. Le colocaron el DNI en el bolsillo del pantalón y lo encerraron vendado, pero sin ataduras, en el baúl del Fiat Uno robado.

El joven pensó que lo iban a matar, logró escapar del auto y corrió pidiendo auxilio.

“Se escapa el gato”, gritó Carlos Díaz y la banda pudo recapturar a Axel.

Como el chico se había quitado la venda y le vio las caras, los secuestradores decidieron matarlo.

Axel fue cargado nuevamente en el Fiat Uno por los hermanos Díaz y Peralta.

El joven hizo un intento desesperado por renegociar personalmente el pago del rescate, pero le dijeron que a esa altura su plata no les interesaba.

A las 3, los tres delincuentes llevaron al joven hasta un descampado ubicado en Santa Teresa de Jesús y Arenales del barrio La Reja, en Moreno, donde José Díaz lo asesinó de un disparo en la sien derecha con un revólver calibre 38.




Comentarios