Los policías vieron a un hombre con las manos ensangrentadas y advirtieron que estaba por arrojar una valija.


Un escribano del partido de Morón fue detenido cuando descartaba el cadáver de un hombre descuartizado en el río en la localidad bonaerense de Luján.

El hecho se descubrió este miércoles por la noche cuando la policía se acercó a identificar un auto sospechoso que se encontraba detenido en la zona del exbalneario municipal de Luján, detrás del restaurante “Recreo Colonial”, ubicado en el cruce de las calles Salveire y Mitre, a orillas del río Luján.

Al acercarse al auto plateado marca BMW, modelo 528, patente CRE834, los policías vieron a un hombre con las manos ensangrentadas y advirtieron que estaba por arrojar al río una valija en cuyo interior encontraron un cadáver descuartizado.

Los efectivos también encontraron rastros de sangre y de lo que aparentaba ser masa encefálica en el borde del río.

Hallazgo en el río Luján. (Luján en Línea)

El sospechoso quedó detenido y fue identificado como Ricardo Ignacio Baladía, escribano de 56 años y domiciliado en el partido de Morón.

En poder del escribano, se secuestraron 20.700 dólares y un DNI a nombre de Miguel Alejandro Pereyra (42) que, luego se determinó, era la identidad de la víctima, con domicilio en Castelar.

Fuentes policiales revelaron que, en una declaración a la policía -sin validez judicial-, el escribano dijo que había matado a ese hombre a balazos y luego lo descuartizó porque lo descubrió robando dentro de su escribanía.

Además, por orden de la fiscal Suárez, a primera hora de esta mañana se allanó la escribanía de Baladía, ubicada en la calle Almirante Brown 1085 de Morón, donde los investigadores encontraron manchas de sangre en varios ambientes y secuestraron un cuchillo y otros elementos de interés para la causa.




Comentarios