"El gran premio de la cocina" es un reality culinario, estrenado en 2018 por la pantalla de El Trece. Lo conducen Carina Zampini y Juan Marconi. Como jurado, está el reconocido host televisivo y cocinero Christian Petersen, junto a la cocinera y sommelier Felicitas Pizarro.

El programa busca a los chefs más creativos y habilidosos del país. El premio consta de $400.000, por lo cual los participantes buscan esmerarse al máximo.

En la última emisión, sin embargo, una de las concursantes protagonizó un descuido desagradable. La consigna era servir pollo con puré mixto: algo sencillo, incluso para los no profesionales.

Pero el resultado dejó mucho que desear. El que inició la devolución fue Petersen: "Voy a contar para no enojarme. Hay una pata cruda. No hay nada más fácil que hacer una pata de pollo. La pechuga está seca. O sea, la pata está cruda y la pechuga está seca". También apuntó contra el puré, al que calificó de "soso".

Pero lo peor le tocó a Pizarro. Primero, intentó levantarle el ánimo a la competidora, diciéndole que el puré mixto estaba "como lo pedían" (si bien aclaró que le faltaba "algo de gracia") y que le gustaba el verdeo, así como el tamaño de la porción.

Acto seguido, cambió el tono, cuando se encontró con un pollo que no solo estaba crudo, sino que tenía plumas. "¿Plumas? ¿En el pollo? Por favor", exclamó, espantada. La interlocutora intentó excusarse, diciendo que era como "para un bodegón".

"No, en ningún bodegón te dan plumas. Ya está. No lo voy a probar", concluyó la chef.