A través de Twitter, un usuario contó cómo un exmandatario lo ayudó a recuperar el celular que le habían robado.


“Abro hilo de cómo salí a comprar una birra al chino y terminé conociendo a un presidente”, escribió un usuario llamado Jordy Cannella en su cuenta de Twitter. A través de esta red social, el periodista relató cómo le robaron el celular y cómo, para su sorpresa, la custodia policial de Mauricio Macri atrapó al ladrón y recuperó su teléfono.

La custodia de Mauricio Macri recuperó el celular del joven.

Todo empezó cuando el joven de 23 años fue a un supermercado chino en la localidad de Don Torcuato para comprar una cerveza. Al salir, una persona en bicicleta le robó su celular. Él empezó a seguirlo a los gritos pero rápidamente lo perdió de vista.

Fue entonces cuando un hombre le dijo que se subiera a su auto para seguirlo. Pero cuando llegaron a la esquina, se dieron cuenta de que el ladrón ya estaba en el piso, rodeado de autos. El joven pensó que quienes lo atraparon habían sido oficiales. Pero estaba equivocado: se trataba de la custodia oficial del expresidente Mauricio Macri.

Mauricio Macri y Juliana Awada.

Lo acercaron a la camioneta, de donde se bajó el exmandatario junto con su mujer, Juliana Awada, y se saludaron cordialmente. Sorprendido, el periodista les agradeció la atención y el gesto. Debido a lo insólito del relato, muchos usuarios en las redes dudaron de la veracidad de la historia, por lo que él compartió una copia de la denuncia que realizó en la comisaría Tercera de Don Torcuato.

La copia de la denuncia por el robo.

A continuación, el hilo completo:

​Abro hilo de cómo salí a comprar una birra al chino y terminé conociendo a un presidente. Como todos los sábados, fui a mi chino de confianza a comprar una birra. Salí y a la cuadra un pibe en bicicleta me afana el teléfono.

Empecé a correrlo y a gritar para ver si alguien lo podía parar, el semáforo justo cambia de rojo a verde y el caco en cuestión logra ir más rápido. Mi estado físico es pésimo así que después de dos cuadras, él dobla y me resigno.

Para un coche y me subo, me dice vamos a seguirlo. Doblamos, llegamos a la esquina y vemos a media cuadra había autos. Fuimos y nos dimos cuenta que el ladrón estaba en el piso. Dos hombres me explican que no me acerque, que ya estaba resuelta la situación.

Y si creían que ahí terminó todo, se pierden lo mejor. El tipo que me alcanzó hasta ahí, se fue. Los que supuse que eran oficiales de civil me explican que son custodia oficial. Después de unos minutos me acercan a la camioneta, abren la puerta y…

El mismísimo Mauricio Macri. No, les juro que NO estoy jodiendo. Le estrecho la mano, le agradezco, Juliana me pregunta si estoy bien, muy amables los dos y les agradezco. Él escuchó mis gritos y le pidió a la custodia que detengan al ladrón. Una vez más les agradecí por el gesto
y nada, puedo decir que el expresidente recuperó mi teléfono robado. Más allá de pensar igual o distinto, agradezco el gesto de @mauriciomacri y Juliana Awada, ambos fueron muy amables y atentos. Una anécdota que hoy les cuento a ustedes, mañana a mis nietos.




Comentarios