Cómo será el nuevo certamen de coches eléctricos "off road" que se pondrá en marcha en 2021. Ogier sería uno de los competidores.


Llevar las carreras de coches eléctricos a “los lugares más remotos y dañados del planeta” por la contaminación o el cambio climático es el objetivo de ‘Extreme E’, el nuevo campeonato de automovilismo de coches todoterreno eléctricos, promovido por el fundador y presidente de la Formula E, el español Alejandro Agag.

Según explicó el empresario español, este nuevo campeonato, que pretende ponerse en marcha dentro de un año, en 2021, es “una secuela de la Fórmula E”, la categoría de monoplazas impulsados exclusivamente por energía eléctrica, que supo correrse en Argentina y que además contó con la participación del cordobés José María Pechito López.

“Creíamos que faltaba algo en el panorama de las carreras eléctricas, el ‘off road’, el todoterreno eléctrico. Había que hacer algo en ese espacio”, apuntó.

Los vehículos todoterreno eléctricos de Extreme E; derivados en su tecnología de propulsión de los monopostos de la Fórmula E.

De la misma forma que la Fórmula E tiene como “seña de identidad” las carreras en circuitos urbanos, esta nueva competición tendrá como distintivo las pruebas en escenarios alejados y que reflejen los problemas medioambientales del planeta.

“Iremos a los lugares más remotos y más dañados del planeta, por el cambio climático, por la acción del hombre o por la polución. Por eso, vamos a hacer carreras en zonas del Ártico donde no hay hielo, en partes del Amazonas en las que han cortado los árboles, en una zona del Himalaya donde se han derretido los glaciares o en las costas de Senegal, que están llenas de plásticos”, afirma Agag.

La serie Extreme E busca competir en los lugares más remotos y dañados del planeta, por el cambio climático, por la acción del hombre o por la polución.

A día de hoy, el calendario provisional de esta competición incluye una carrera en el mítico Lago Rosa de Dakar (Senegal), antiguo final del rally Dakar, prevista para el 23 y 24 de enero de 2021; una prueba en Al-Ula (Arabia Saudí) en marzo, y otra en el valle Kali Gandaki, en Nepal, en mayo.

La localidad de Kangerlussuaq, en Groenlandia, cerca de un glaciar en retroceso, será el escenario de otra carrera a finales de agosto y el municipio brasileño de Santarém, a orillas del Amazonas, es la otra sede prevista por este campeonato, de momento para finales de octubre del próximo año.

“Un elemento fundamental es que las carreras se harán sin público. En estas competiciones gran parte del impacto ambiental la produce el público. Será un evento enfocado a los medios y la televisión y minimizaremos la huella ambiental del campeonato”, asegura su promotor.

Extreme E es un espectáculo concebido para ser mostrado exclusivamente por televisión. Las carreras se harán sin público, justamente para cuidar el medio ambiente.

Para ello, Extreme E realizará todos los desplazamientos de sus vehículos y equipos en barco, una especie “paddock flotante” en palabras de Agag, que reducirá el impacto ambiental de la logística del torneo en dos tercios respecto a si se hiciera en avión.

Las carreras de esta particular competición se disputarán en un trazado corto, de entre 10 y 15 kilómetros, y con formato de mangas eliminatorias, al estilo de la modalidad del ‘rally-cross’, ya que al ser coches eléctricos no se puede adoptar un formato de rally tradicional.

Pese a ello, el vehículo, denominado ‘Odyssey 21’ y que será igual para todos los participantes, es un SUV (sigla en inglés de Sport Utility Vehicle) eléctrico con autonomía de 200 kilómetros y una velocidad punta de 200 kilómetros por hora.

Descripción tecnológica de un coche todoterreno Extreme E.

Un bólido diseñado por el fabricante francés Spark Racing Technology -que también hizo el diseño del monoplaza inicial de la Fórmula E-, con batería de Williams y que ya debutó en la última edición del rally Dakar, en el que participó en una especial de la última etapa a los mandos del piloto estadounidense Ken Block.

La gran pregunta es quién se animará a pilotar por primera vez en una competición tan particular. “Hemos creado un programa de pilotos que se muestran disponibles, pero serán los equipos los que irán fichando. Esperamos confirmarlo en el verano (europeo)”, explica Agag.

Entre los pilotos que se han mostrado favorables figuran nombres tan conocidos como el seis veces campeón mundial de Rally Sebastien Ogier, ganadores de la Fórmula E como los brasileños Lucas Di Grassi y Nelsinho Piquet, el belga André Lotterer, dominador de las 24 Horas de Le Mans, o el motociclista británico Sam Sunderland, vencedor del Dakar 2017.

Entre los pilotos que probablemente compitan en la serie Extreme E, aparece el francés Sebastien Ogier, seis veces campeón mundial de Rally.

La organización prevé que sean 12 los equipos que compitan, cada uno con un vehículo, y ya están confirmadas varias escuadras de Fórmula E como Venturi, HWA y ABT, el equipo Veloce liderado por el piloto Jean-Eric Vergne y el diseñador de monoplazas Adrian Newey, o el equipo español QEV Technologies, que podría tener como director al expiloto español de Fórmula 1 Pedro de la Rosa.

Con una inversión que ronda los 30 millones de euros, Agag y sus socios calculan recuperar lo invertido en dos o tres años a través de los patrocinios, y afirman tener ya acordada la emisión televisiva de las carreras en Gran Bretaña, Italia, Alemania, Estados Unidos, India y China. 




Comentarios