Elisa Trotta, que había sido reconocida por Mauricio Macri, dijo que están "abiertos a continuar las conversaciones con el Gobierno argentino".


El Gobierno le quitó las credenciales diplomáticas a Elisa Trotta Gamus, la embajadora en la Argentina que había sido designada el año pasado por Juan Guaidó​, el presidente encargado de Venezuela. A pesar de la decisión, la Trotta reafirmó que su intención es continuar con la representación en el país.

“Me dirijo a usted a los efectos de comunicarle que a partir del día de la fecha se pone fin a su misión especial en la República Argentina y a sus funciones en el marco de la misma“, indica la nota firmada por Mariángeles Bellusci, directora nacional de Ceremonial del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Durante su mandato, Mauricio Macri había reconocido a Trotta como la representante diplomática de Venezuela en el país. Además, el excanciller Jorge Faurie la había reconocido en octubre como embajadora y le dio cartas credenciales.

Elisa Trotta Gamus junto a Jorge Faurie (Foto: Twitter/ @EmbajadaVE_ARG).

En diálogo con TN, Trotta dijo que continuará cumpliendo con las funciones que le fueron designadas en 2019 y reafirmó: “Más allá de la credencial que nos retiró el Gobierno argentino, nos mantenemos en nuestra posición”.

Yo fui designada por la Asamblea Nacional, órgano legitimo y democráticamente electo en Venezuela, por su presidente Juan Guaidó, y nuestra intención es continuar con la esta representación de millones de venezolanos que hoy no tienen la posibilidad de ser escuchados”, expresó.

Luego, aseguró que respeta la decisión de Cancillería y recalcó que están “dispuestos y abiertos a continuar las conversaciones” con el gobierno de Alberto Fernández. “Sabemos que para la Argentina es fundamental continuar con la recuperación de la democracia en Venezuela así como atender a todas las familias venezolanas que están en el país”, añadió.

El Gobierno de Argentina le había entregado a Elisa Trotta las credenciales que la acreditaban como “representante” en el país. (EFE)

A pocos días de comenzar el gobierno de Alberto Fernández, el canciller Felipe Solá había tildado de “ilegal” la representación diplomática de Trotta.

“Es ilegal. No vamos a buscar excusas. Pensamos que las relaciones son complejas, pero tampoco se puede violar la legislación para tener el embajador que uno quiere“, manifestó Solá en declaraciones a Clarín.

El Gobierno le quitó las credenciales a la embajadora de Juan Guaidó en la Argentina.




Comentarios