"Quería hablar con él, hace un montón de días que no lo veía", dijo el ex jefe de Gabinete.


El ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández regresó este lunes a la Casa Rosada después de cuatro años y aseguró que no está buscando un cargo en el Gobierno, pero afirmó: “Lo que quiero es ayudar a mi amigo”.

Así se refirió el exfuncionario al presidente Alberto Fernández. “Quería hablar con él, hace un montón de días que no lo veía”, dijo al salir de la Casa Rosada tras un encuentro con el jefe de Estado.

Si bien Fernández había estado en la Rosada el 10 de diciembre para presenciar la jura de los ministros, esta fue la primera vez que llegó al lugar con el nuevo Gobierno ya en plenitud de sus funciones.

Aprovechó para saludar con el personal de planta de la Casa de Gobierno e incluso se dio un abrazo con el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, quien también fue a reunirse con el jefe de Estado ante la negativa opositora en la provincia para votar a favor de la suba de impuestos.

(FOTO: DYN/LUCIANO THIEBERGER)

¿Tiene ganas de volver?, le consultaron los periodistas acreditados en la Casa de Gobierno. Y respondió: “Yo ya estoy grande, tengo 63 años. Estoy trabajando en mi estudio. Y lo que quiero es ayudar a mi amigo, que hoy le toca la enorme responsabilidad de conducir los destinos de este país”.

Fernández aclaró que ni el Presidente le pidió que se sume al Gobierno ni él le pidió sumarse. “Yo lo voy a ayudar en lo que él necesite”, afirmó. Y consideró que “sería una falta de respeto” pedirle al jefe de Estado en un lugar en el Estado.

El ex funcionario dijo que al jefe de Estado lo ve “muy bien”. “Yo lo veo muy bien. Primero que tenemos un Presidente. Hacía cuatro años que no teníamos un Presidente con este imbécil, qué querés que te diga”, dijo al referirse al ex mandatario Mauricio Macri.

Los Fernández hablaron sobre la situación del peronismo. Y el visitante se negó a dar más detalles sobre el encuentro. Se fue entre risas al comentar que el golpe que mostraba en la cabeza había sido producto de un accidente “con el gazebo” de verano que tiene en la casa.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.




Comentarios