Envuelto en un escándalo mediático desde que su mujer, Mariana Nannis, lo acusó públicamente de violencia física y patrimonial, el exfutbolista Claudio Paul Caniggia intentó una defensa en televisión.

El "Pájaro" le envió un mensaje de audio al periodista Diego Esteves, de "Infama recargado" (América) y rompió así el silencio que mantenía desde que Nannis se sentó en el living de Susana Giménez el domingo pasado e hizo graves denuncias contra él, que incluyeron el abandonos de sus hijos, estar gastando el dinero de la familia en "drogas y prostitutas" y hasta haberle causado un aborto al empujarla sobre un auto.

"No le pegué ni a ella ni a ninguna mujer. Me parece una barbaridad, un acto cobarde que un tipo le pegue a una mina", dijo Claudio en la nota de voz.

"Dije la verdad. Así como digo siempre que no soy ningún santo, no soy María Teresa de Calcuta, es una locura lo que he estado escuchando estos días en varios programas", se defendió. "Opinan como si lo que alguien dice (por Nannis) es lo que hubiera pasado, sin ningún tipo de pruebas", añadió.

Caniggia aseguró que él es "el primero que condena este tipo de conductas" violentas. "Que un tipo le pegue a una mina me parece una barbaridad. Me parece legítimo condenarlo, sea quien sea, pero esto es una falsa acusación por intereses personales que son de otro tipo", agregó.

Un día después, en "Nosotros a la mañana" (El Trece), Caniggia dijo: "No soy ese monstruo del que me acusan. Yo estoy bien, contenido, tranquilo. Me duele mucho por los pibes, que están en el medio, sufriendo. Que sepan que yo los amo y que voy a estar siempre presente para cada cosa que necesiten".

Caniggia está en Río de Janeiro, donde fue contratado para ser parte de un evento. Durante el fin de semana, se lo vio ejercitando por las calles de la ciudad carioca.