El precandidato presidencial aseguró que no llegó hasta acá "para cumplir órdenes de nadie".


El precandidato presidencial Alberto Fernández aseguró este lunes que no llegó hasta acá “para cumplir órdenes de nadie” y se mostró “encantado de ser parte de un equipo que tiene a Cristina Fernández de Kirchner como parte”.

Fernández sostuvo que “con Cristina fuimos parte de la grieta” y afirmó que “el día que nos reencontramos, la grieta se cerró pero (la grieta) es algo que nos dejó como estamos“.

También insistió con la necesidad de unidad del peronismo cuando dijo que “tenemos que estar todos en un mismo espacio, dando la pelea a un proyecto de país que está dando resultados muy poco gratos”.

Fernández enfatizó que su postulación “no tiene nada de testimonial, yo soy un dirigente político” y rechazó las opiniones que lo calificaron como el “Chirolita” de la ex presidenta, en alusión al mítico muñeco manejado por un ventrílocuo, al afirmar que “no hay que darles importancia porque la gente sabe cuál es la verdad”.

Los mismos medios que dicen que soy un ‘Chirolita’ estaban encantados cuando yo la enfrentaba a Cristina“, aseguró el precandidato presidencial a FM Tiempo de Río Gallegos, al enfatizar que esa comparación “es un problema de los que analizan”.

“Cristina sabe quién soy. Hemos estado juntos, nos hemos desencontrado, nos hemos encontrado y hoy estamos construyendo una alternativa con todos los dirigentes, con todos los gobernadores, con todos los intendentes”, dijo el ex jefe de Gabinete a la prensa durante su visita a Santa Cruz, donde compartió actividades con la gobernadora Alicia Kircher, cuñada de la ex presidenta.

E insistió: “No llegué hasta acá para cumplir órdenes de nadie, pero estoy encantado de ser parte de un equipo que tiene a Cristina como parte porque es el centro de la política argentina“.

También advirtió: “Querer correrla del centro de la política es un error garrafal“.

En su visita a Santa Cruz, Alberto Fernández se reunió con Alicia Kirchner en el que fue el despacho de Néstor Kirchner durante su período como gobernador de la provincia 1991-2003.

En el patio de invierno del despacho ambos compartieron un momento con la imagen de Néstor Kirchner de fondo, sobre la cual Alberto recordó el momento en que fue tomada: “Fue un día que juntos bajamos del helicóptero y él saludó“.

Consultado sobre la situación económica, el ex jefe de gabinete afirmó que va a recibir, si gana los comicios, “un país en ruinas, una situación ruinosa que tiene un problema central que es el tema de la deuda que es, sin dudas, un daño enorme que ha causado el gobierno: hay que atenderlo sin dejar de atender el problema productivo y el conflicto social” porque, dijo, “la Argentina tiene un conflicto social latente”.

“Tenemos que tener un diálogo franco con el Fondo (Monetario) para ver cómo resolvemos este tema”, afirmó, y dijo que “el mundo que vivimos no es igual al de Néstor (Kirchner) ni es igual al que le tocó a Cristina. Es otro mundo, donde aparecen además otros actores como Rusia, China y una Europa que se repliega”.

Fernández dijo que le gusta escuchar “vamos a volver” y que “ser mejores que Macri no cuesta nada, pero el desafío está en que tenemos que ser mejores de lo que fuimos”.

Además destacó la importancia de los movimientos sociales, al considerar que “son imparables y por lo tanto lo que tenemos que hacer es acompañar eso”. Resaltó que conversó en los últimos días con la diputada de Somos (ex Libres del Sur) Victoria Donda, quien “está trabajando como yo en este proyecto”.

Afirmó que Néstor Kirchner “fue el mejor presidente que tuvo la democracia” y que en 2003 recibió un informe de un país con 80.000 cortes de calles y rutas, en default y con 57 % de debajo de la línea de pobreza.






Comentarios