El actor recordó un episodio ocurrido en 2015, el mismo año en que sufrió un ACV. "Ese día empecé a valorar la salud", reconoció.


Joaquín Furriel estuvo como invitado en el programa de Telefe “PH, Podemos hablar”, y sorprendió a todos los presentes contando una historia relacionada a un “accidente doméstico” que casi lo deja postrado.

El actor avanzó al punto de encuentro cuando Andy Kusnetzoff preguntó “quiénes se asustaron por un tema de salud” y su relato fue estremecedor. “Jugando con mi hija me caí y me rompí la espalda. Me sacaron una placa en la clínica, me pusieron en una silla de ruedas y me hicieron todo tipo de estudios. Terminé internado. Después de darme un Clonazepam me dijeron que podía quedar cuadripléjico“, comentó.

Afortunadamente, pudo evitar operarse gracias a la recomendación de un cirujano: “Todos decían ‘no te podés mover porque tu vértebra se acható, se puso triangular y estás a un milímetro de quedar cuadripléjico’. Durante seis meses me tuve que matar con la rehabilitación”.

El hecho ocurrió pocos meses antes del ACV. “El accidente cerebrovascular me dejó muy vulnerable. Fui muy negador. Volvía de un viaje y tenía mucho sueño, el cuerpo muerto. El ACV ocupó toda mi vida”, reconoció.4

“Aquel año le cumplí el sueño a mi hija de ir a Disney, me fui con amigos a San Martín de los Andes y estuve en tres ciudades de Europa con mi pareja, Naomi Preizler. Fue cuando el avión aterrizó en Ezeiza que sentí como un gran cansancio. Era un ACV”, concluyó el galán.






Comentarios