En febrero, una semana antes de la tradicional procesión a la Gruta de la Virgen de Lourdes, el municipio inaugurará el "Paseo de La Gruta", con el que pretende revalorizar la calle Bútori, que los peregrinos transitan por miles cada año.

"La calle Bútori era una de las más desprolijas y complicadas que teníamos, con lugares donde no teníamos veredas; con constante tránsito de vecinos de Santa Teresita de Jesús, Piedra del Sapo La Gruta y Potrerillo de Larreta", expresa el intendente Facundo Torres, en diálogo con Vía Alta Gracia, prologando al detalle de las obras que se están llevando adelante.

"Entendemos que La Gruta de Lourdes es el principal eje turístico religioso que tiene la ciudad y que muchísimo turistas vienen a la Vírgen y al Santuario cada año. Por eso tomamos la determinación de hacer esta obra", explica Torres.

El proyecto del Paseo de La Gruta contempla la extensión de los troncales de cloacas hasta este sector, que aún no contaba con este servicio. Luego, la construcción de cordones cuneta "lo mejor que se pueda, porque hay casas que están sobre la línea de vereda".

El Paseo de La Gruta recibiría a los peregrinos a partir del próximo 11 de febrero

También, la repavimentación completa de Bútori, "con varios centímetros más de carpeta asfáltica para que no tengamos que estar constantemente reparando los baches" y la renovación del alumbrado público, más bajo, para revalorizar el espacio.

El Paseo de La Gruta propiamente dicho es un tramo de 350 metros antes del ingreso a La Gruta, que se convertirá en peatonal los domingos, los feriados y las fechas en derredor del 11 de febrero, cuando se celebra la peregrinación a Lourdes.

Para dar respuesta a la demanda vehicular, a la calle que se abre en "Y" desde Bútori hacia la derecha y que desemboca en la entrada a La Gruta por el costado, se le está colocando articulado en vereda y calle de manera unificada.

Los días especiales, la peatonal Bútori contará con espacios reservados para las santerías y los vendedores de chipacas y pan casero. Torres ansía que este "mercadito" sea "el elemento distintivo de nuestro paseo".